Otros Reinos
Últimos temas
» La ley de Kovu y Kiara
Vie Ene 27, 2017 5:04 pm por Admin

» Afiliacion: Chasing the Moon
Mar Ene 10, 2017 5:57 pm por DrawParis

» ¡He vuelto!
Jue Dic 29, 2016 5:45 pm por Admin

» ¡¡¡Llega una nueva miembra con ganas de parranda!!!
Sáb Ene 16, 2016 8:24 pm por SirenDazzlingAdagio

» Once Upon a Time RPG - Afiliación normal
Jue Ene 07, 2016 3:57 pm por Invitado

» Me voy pero podre conectarme
Sáb Ene 02, 2016 7:35 pm por SirenDazzlingAdagio

» Hola,nueva cachorrita x3
Vie Dic 25, 2015 2:50 pm por SirenDazzlingAdagio

» My little pony: Friendship is magic
Lun Dic 14, 2015 7:06 pm por SirenDazzlingAdagio

» Mi Galeria <3
Vie Dic 04, 2015 11:17 pm por QueenSara

Élite 0/36
Hermanos 0/6
Afiliados normales

"La reencarnación del alma" [One-Shot]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"La reencarnación del alma" [One-Shot]

Mensaje por Wayra el Miér Ago 13, 2014 11:01 am

Esta es una pequeña anécdota que creo no debería referir en mi fic "Bajo la Alborado" y, por tanto, he decidido escribir este One-Shot.
La historia de "Bajo la Alborada" está en la etapa en donde Zira se encuentra con Taka y este la salva de ser devorada por las hienas. Luego pasa a formar parte del clan Pridelander. Creo este One-Shot como un caso anecdótico que sucede durante la estancia de Zira en Prideland, siendo aún una cachorra. Es un One-Shot que intento alternar un poco las teorías que han surgido sobre que Rafiki tiene poderes sobrenaturales. En este aparece una... Bueno, pueden leerlo ya. Ojalá lo disfruten.

La reencarnación del alma

-¿Saben qué es eso? -preguntó Taka, de repente, en tanto que contemplaba una silueta que se acercaba velozmente, impulsada por sus patas.
Nadie contestó, pues la leona entró en Prideland impúdicamente, arrastrando tras de sí rastrojos de polvo y suciedad. Una leve urticaria se extendía por los rellanos de su piel y, finalmente, amortajada, con la boca ensalivada de pesarosa desilusión y con el cansancio bailando sobre sus párpados, se desplomó en el suelo, exhalando una bocanada de aire.
-Taka, llévala con Rafiki, él es el unico capaz de curarla. Nosotros avisaremos a Ahadi o a Uru.
El cachorro asintió, aturdido por la imagen enferma y mortuoria de la leona, pero corrió con una velocidad de ave desplumada hacia el árbol donde habitaba Rafiki. El mono se alisaba las barbas blancas que le caían como racimos de uvas sobre el pecho ennegrecido de tanto ensuciárselo con pócimas o hierbas curativas de las cuales probaba su efecto. Los errores en sus experimentos le habían valido una piel vieja y sensible a los golpes, a pesar de sus apenas cincuenta años, mas la promesa de amor y respeto a Ahadi y las futuras generaciones de reyes pridelanders permanecían vigentes, y vivía feliz, aunque aislado de la realidad. Su única realidad era el servicio a su rey, pero no entendía de ningún problema más.
-¡Rafiki, por favor, ven conmigo! -Taka comenzó a jalarle la cola, con lo cual el babuino se volteó visiblemente molesto.
-¿Qué querer? -preguntó en su inaccesible lengua de obrero extranjero.
-¡Ven conmigo! Hay una leona que yace sobre el pasto. La vimos entrar en Prideland, pero cayó al suelo derrotada por el viaje, y no sabemos si está muerta. Muffy ha ido a llamar a papá y a mamá.
-¿Querer yo vaya a revisar heridas?
-Sí, por favor.
Ambos se aventuraron por la hierba, espesa de las abundantes lluvias de la época estival africana. Uru refrescaba las heridas de la leona sin apenas efecto, mas Rafiki, apoyándose sobre su palo, erecto, corrió hacia la leona y, tras examinar la urticaria y rogar a los leones que le permitieran razonar sin jaleo, decidió aplicarle una capa de "Loradatina", para aliviar su picor una vez despertara.
-Este tipo de problemas de la piel soler revertir por sí solo, y la leona no presentar signos cadaverización. Si así fuera, no respiraría ella, y de su pecho hincharse y desinflarse a un ritmo adecuado, más veloz quizás que costumbre, pero eso es por el cansancio. Normal todo. Sugerir yo ventilar ustedes a la leona con grandes hojas de palmeras e hidratar su piel. Cuando despierte, reposar ella, una o dos noches como mínimo. Posteriormente, poder ella emprender el viaje.
Las leonas asintieron, recelosas de aquel sabio babuino que, si planease una traición, las asesinaría con los mismos medicamentos que ahora las salvaban. Ahadi, no obstante, con criminal ternurismo, acarició la melena canosa de Rafiki y sonrió, a sabiendas a lo mejor de que él viviría gracias al mono largos años.
Al cabo de unas horas, la leona despertó con picores, pero apaciguados como un volcán apagado. Acercó la lengua reseca a una valija contenedora de milagrosa agua y sorbió tan rápido que enseguida captó la atención de la mayor parte de leonas y cachorras del clan. Como si se tratase de su salvador, Taka rompió el estrecho silencio que envolvía la cueva:
-Creo que lo más correcto es que por lo menos preguntases quién te salvó de la parca, amiga. Y quién te dio alojamiento mientras flotabas en las nubes del sueño. ¿No? Me parece lo más correcto.
-Bien -contestó con un aire grosero-. ¿Quién fue?
Ahadi acalló con la pata a Taka, que cerró los ojos embestidos de furia, y se refugió bajo su madre, buscando el calor materno.
-Esto es Prideland, hermana. Cuando te acercabas, no sé para qué, te rescatamos, como dijo mi hijo. Lo más que puedes estar es agradecida, supongo -le contestó, con un aire de sarcasmo que afloraba de su voz, cual una bandada de paloma emigrando.
-Perdone, rey -se disculpó la leona, con más respeto a su vida que remordimientos-. Vine acá con el propósito de pedir un favor a Rafiki, que he oído es capaz de reencarnar a las diferentes criaturas del mundo en otras diferente. Querría transportar mi alma a un cuerpo humano.
-¿Y eso porqué? ¿Y a ti quién te habló de ello, eh? -preguntó Ahadi, sin camuflar su desprecio.
-A lo largo de mi vida he oído muchas leyendas en boca de mi madre, o de mis criadores en el zoológico, y una de ellas fue esta. Ya veo que puede, por tu actitud, así que si me permite él..., que me haga mujer.
-Él no te transformará en nada, pedazo de cazurra, y agradece que no te dejásemos morir cuando había una oportunidad para tal.
-¡Por favor, déjeme al menos contar mi historia! Y entonces podrá enjuiciar si tengo suficientes razones como para querer cambiar de forma.
Ahadi asintió en silencio, consciente de que sus palabras acabarían embaucándolo. Posiblimente no había cambiado él su personalidad desde joven, y Rafiki tampoco tendría solución para ello.
-Cuando era pequeña, oh superior mío, residía junto a una pequeña manada cerca de Priderock. Comíamos a veces, y en otros momentos quedábamos errabundos bajo el manto de la noche, sin probar bocado incluso en una semana. La desnutrición es mortal y una gran parte de mis amigos fallecían. Mi destino parecía correr la misma suerte. No obstante, un día, en un viaje, oteó mi madre un grupo de cazadores que inspeccionaban el lugar en busca de leones seguramente. Probamos a huir, pero nuestros pasos alertaron a los hombres, que corrieron en nuestra huida, con las escopetas rumiando fuego, y el dedo índice apretando el gatillo. Me tropecé con una roca y caí al suelo, gritando auxilio, pero ninguno de mis camaradas me prestó ayuda. Ansiando la muerte como único remedio, uno de los cazadores me disparó un dardo tranquilizante, y no tuve tiempo siquiera para pensar en mi mala suerte. Me adormecí y cuando desperté, hallé enfrente de mí una cárcel de barrotes de hierro que impedía pudiese saltar de alegría ante tal milagro. No sabía qué era aquello. Un ave que dominaba el cielo vespertino voló hacia mí. Dijo: "Estás en el abismo, cachorra. ¿Sabes dónde te encuentras, verdad?", a lo que yo le contesté: "No, hermano. ¿Podrías explicarme el porqué de tanta desgracia?". El pájaro se apoyó sobre uno de los alambres de la mazmorra, y me contestó: "Los hombres lo llaman Zoológico. Es un lugar donde mantienen encerrados a los animales, para que otros de sus coetáneos disfruten de su pelaje. Es una cárcel donde te encierran los verdugos y donde te alimentan para que la muerte no venga a buscarte. No hay cura para su mal. Y tu voz se apaga. Ellos no lo ven, ni les importa. Si pudiese, te salvaría, pero está herméticamente cerrada." El ave no me permitió responder, emprendiendo el vuelo y diluyéndose como si se tratase del cartero de los dioses. Lloré amargamente, mas una figura a lo lejos impedió que las lágrimas se hundiesen sobre mi alma. Era un niño. Bello y hermoso. Se acercó a mi jaula y dibujó una sonrisa en su rostro. Le miré un tiempo, que se me hizo corto. Unas huellas de cansancio retenido acompañaban en forma de sacos bajo sus ojos. Posé mis ojos sobre su cabello, grisáceo a partir de algún medicamento. Lo acompañaba una mujer mayor, posiblemente su madre. No sabía qué eran. Parecían cazadores. Pero pronto supe que se trataban de personas. Me enamoré de él, sin saber porqué. Quiero que él también me ame. Ahora será un un adulto, igual que yo. Quiero ser humana, por tanto. Él me visitaba constantemente, realmente a todos los animales.
-¿Pero cómo lograste escapar?
-El Zoológico se incendió y yo, además de otros animales, logramos escapar. Iré a buscarlo si usted me permite dicho regalo, y veré si puedo conocerlo.
Ahadi dudó, sabiendo que los humanos nunca pueden traer nada bueno a los leones. Al fin, dictaminó:
-Tu historia me enterneció. Está bien.
Rafiki la untó de polvos y, después de recitar unos pequeños versos, vieron espantados como la leona comenzaba a cambiar de aspecto. Pronto, se transformó en una mujer de dudosa belleza (aunque quizá se debiese a la urticaria, que aún no había desaparecido del todo), pero suponiendo que su personalidad era mejor aliada que el carisma.
-¿Y si no te gusta cómo se comporta?
-Entonces no intentaré nada. Vagaré por el mundo. No puedo hacer otra cosa. Pero a ustedes les agradezo infinitamente tanta hospitalidad.
La vieron desaparecer, sin saber su destino. Pero un halo de luz surgió de las estrellas, que ya rodeaban el cielo, y reflejaron en la anterior leona un resplandor que bien podría afirmar la obtención de su deseo... Mas las leonas jamás supieron si habían hecho lo correcto. Ahadi presupuso que aquel signo era enviado por los Reyes del Pasado y se sintió empapado de dicha, de gozo y de valentía...
Fecha de inscripción :
07/08/2014

here's Wayra
avatar
Adolescente

Volver arriba Ir abajo

Re: "La reencarnación del alma" [One-Shot]

Mensaje por Bhati el Miér Ago 13, 2014 11:57 am

Me gustó mucho tu one-shot es muy único y original, la forma en que representas a Ahadi y a Taka, y también a Rafiki, tienes mucho talento amiga y me pregunto que habrá pasado con la leona....
[Y también me pregunto como Rafiki consiguió Loratadina....tiene muchos medios c:]
 Espero que compartas más de tus historias con nosotros.

Rugidos!!!!!!  Zira2



Más firmas  :P:


Regalos =] :
Gracias Kiara:

Gracias por la sorpresa Dj!!:
[/size]
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: "La reencarnación del alma" [One-Shot]

Mensaje por Wayra el Miér Ago 13, 2014 3:47 pm

Bhati escribió:Me gustó mucho tu one-shot es muy único y original, la forma en que representas a Ahadi y a Taka, y también a Rafiki, tienes mucho talento amiga y me pregunto que habrá pasado con la leona....
[Y también me pregunto como Rafiki consiguió Loratadina....tiene muchos medios c:]
 Espero que compartas más de tus historias con nosotros.

Rugidos!!!!!!  Zira2

Es un honor que te haya agradado, en serio. Mi objetivo es poder transmitir las emociones y que puedas percibir los paisajes. (Antes era sólo lo segundo, ahora me centro más en lo primero)
[Busqué los tratamiento para dicha enfermedad cutánea y uno de los que me apareció fue la Loratadina... Y porque solamente se ha dicho la Loradatina. Si miramos la logica, lo mismo nos encontramos con muchos mas errores XD]
Fecha de inscripción :
07/08/2014

here's Wayra
avatar
Adolescente

Volver arriba Ir abajo

Re: "La reencarnación del alma" [One-Shot]

Mensaje por Contenido patrocinado

here's Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.