Otros Reinos
Últimos temas
» La ley de Kovu y Kiara
Vie Ene 27, 2017 5:04 pm por Admin

» Afiliacion: Chasing the Moon
Mar Ene 10, 2017 5:57 pm por DrawParis

» ¡He vuelto!
Jue Dic 29, 2016 5:45 pm por Admin

» ¡¡¡Llega una nueva miembra con ganas de parranda!!!
Sáb Ene 16, 2016 8:24 pm por SirenDazzlingAdagio

» Once Upon a Time RPG - Afiliación normal
Jue Ene 07, 2016 3:57 pm por Invitado

» Me voy pero podre conectarme
Sáb Ene 02, 2016 7:35 pm por SirenDazzlingAdagio

» Hola,nueva cachorrita x3
Vie Dic 25, 2015 2:50 pm por SirenDazzlingAdagio

» My little pony: Friendship is magic
Lun Dic 14, 2015 7:06 pm por SirenDazzlingAdagio

» Mi Galeria <3
Vie Dic 04, 2015 11:17 pm por QueenSara

Élite 0/36
Hermanos 0/6
Afiliados normales

Yuki: alguien solo para mí (one-shot)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Yuki: alguien solo para mí (one-shot)

Mensaje por Sirius Moonglade el Jue Feb 26, 2015 8:50 pm

Prólogo
Quisiera encontrar a alguien… alguien que me abrase, que me apoye, que me acompañe siempre que lo necesite, que me quiera, que comparta mi risa, mi llanto, mis sentimientos, alguien que en verdad me ame… alguien que sea solo para mí...




Era febrero, un mes mágico, un es soleado, un mes sin tristeza, un mes muy alegre, un mes… para enamorados… todos en la sabana estaban cada día con su pareja, esperando al día de san Valentín, día en el cual las parejas demostraban su amor de todas formas posibles. Por el lado de los leones de la manada, era el día en que las parejas recién unidas, celebraban el amor como si fueran recién casados, o como si apenas se hubiesen conocido.
A diferencia del resto de las jóvenes de la manada, Yuki era la única leona sin alguien a su lado, a pesar de ser la heredera del reino, era la única leona que no conocía el amor. Cada vez que ella salía de cacería con sus amigos, siempre acababa sola, ya que tanto sus amigos como sus amigas, estaban tan unidos a sus almas gemelas, que pasaban el resto del día con ellas, mientras que Yuki se quedaba casi totalmente sola. Su mejor amigo era Haku, quien era el príncipe de un reino no muy lejano al de ella, un clan que estaba enemistado con el de ella. Pero a pesar de ello, el príncipe de dicho clan era alguien muy fiable para la gente del clan de Yuki, sus padres lo veían como el único león confiable de su clan, hecho por el cual lo dejaban entrar en su territorio.
En esa cálida tarde de verano, Yuki estaba sola con su amigo Haku charlando sobre su problema con el amor. Por más fastidiosa que ella fuese, Haku no se molestaba, ya que estaba ahí simplemente por el hecho de querer acompañarla y apoyarla, cosa que Yuki al parecer no notaba.
_qué envidia me dan, mis amigas todas acarameladas con sus parejas, mientras que yo… aquí lamentando mi soledad_ exclamó Yuki cabizbaja y con un tono algo desanimado.
_oye, podría ser peor_ dijo Haku tratando de subirle el ánimo con su optimismo puro.
_ ¿cómo?_ preguntó ella cabizbaja y mirándolo con tristeza.
_al menos no estás del todo sola, tienes alguien que te escucha, te apoya y aconseja_ le contestó Haku mirándola con una sonrisa, y pasando su pata por la cabeza de Yuki como si fuese una leona pequeña.
_gracias Haku, me alegro de tener un amigo como tú a mi lado para levantarme_ exclamó Yuki con un tono algo orgulloso de su amigo, quien la acompañaba en esa cálida tarde.
De repente un león comenzó a acercarse, se lo veía algo avergonzado, pues no quería dirigir la mirada hacia Yuki por nada del mundo, solo caminaba con una sonrisa algo tonta hasta Yuki, la cual observaba en confusión al joven león.
_ho-hola Yuki_ saludó con muchos nervios el joven león.
_hola Kendo, ¿qué sucede?, ¿por qué tan nervioso?_ saludó Yuki y preguntó confusa.
_escucha eh… quería preguntarte si, si no quisieras…
En ese momento Haku se puso detrás de Kendo para poder darle el empujón. Él sabía lo que Kendp quería hacer, por lo que decidió ayudar un poco a su amigo. Apenas se puso detrás de él, le pisó con fuerza la cola para que por fin hablara.
_quería saber si quisieras salir conmigo e ir al manantial_ exclamó Kendo con los ojos bien abiertos y muy acelerado por el pisotón que Haku le había dado.
_bueno, ya me tengo que ir –exclamó Haku guiñándole el ojo a Yuki- disfruten de la tarde y del ocaso, si por alguna cosa me necesitas llámame ¿sí?
_claro, gracias Haku_ agradeció Yuki dándole un abraso.
_no hay por qué, adiós_ dicho el saludo Haku le dio un beso en la mejilla a Yuki, la cual se sonrojó un poco.
_ entonces… ¿vamos?_ preguntó Kendo, al ver que Haku ya se había marchado.
_claro, te sigo_ contestó Yuki alegremente y con una gran sonrisa en su rostro.
Los jóvenes caminaron por varios minutos por la llanura, en el camino contemplaron los hermosos y anaranjados colores del ocaso, el precioso volar de las coloridas aves, y el dulce canto de ellas. Yuki estaba muy feliz de poder haber conseguido por fin un alma gemela. A pesar de que Kendo era apenas un conocido, ella estaba muy ansiosa de poder conocerlo mejor, de poder tener una cita perfecta, de que todo saliera bien y por fin conocer al ser que la acompañaría para toda la vida. Luego de varios minutos de paciente caminata por fin llegaron al estanque: ese estanque era un precioso lugar, con el agua clara y dulce para beber y nadar, con hermosos lirios flotando en ella, con el anaranjado cielo reflejándose en el espejo de agua que el lugar daba, y con las luces reflejándose y proyectándose en el ambiente.
Los dos jóvenes leones se pusieron a nadar en el dulce estanque, se salpicaban, jugueteaban, y algunas veces, se acariciaban tiernamente, pero cuando finalmente Yuiki daría su primer beso, algo sucedió. Su atención se distrajo al ver a una blanca leona mirándose reflejada en el estanque, su mirada se veía triste, exactamente igual a la mirada que Yuki tenía mientras charlaba con Haku.
_oye, ¿esa  de ahí no es Clara?_ preguntó Yuki señalando a la triste leona, la cual no detenía su triste llanto.
_tienes razón, es la hermana de Haku, ¿qué crees que le suceda?_ le preguntó Kendo a Yuki.
_no lo sé, iré a ver –exclamó Yuki saliendo del agua- espérame allá en la orilla, no me tardo_ indicó la joven princesa a su acompañante.
Cuando Yuki se le acercó, Clara la miró con tristeza. Al ver a Clara, Yuki se vio reflejada, sentía lo que la triste joven sentía.
_hola Clara_ saludó Yuki con un tono algo bajo.
_hola Yuki, creí que estabas con mi hermano_ exclamó Clara mirando su reflejo en el agua.
_sí, pero decidí dejarlo tranquilo por un rato... pero no hablemos de mí y tu hermano, ¿qué sucede?_ le preguntó Yuki acercando su rostro al de Clara.
_es que… me siento muy sola_ le contestó Clara abrasando a su amiga con los ojos empañados de lágrimas.
_con que es eso_ comentó Yuki abrasándola en forma de consuelo.
_me entristece ver a las demás parejas enamoradas estando juntas, me hacen sentir que nadie me quiere de verdad en el mundo… me hacen sentir menospreciada… me entristece mucho saber que tú ya tengas a alguien a tu lado… que tengas a alguien como mi hermano acompañándote y apoyándote en todo, alguien que te quiere de esa forma_ exclamó Clara tratando de desahogar sus penas de una sola frase.
En ese momento Yuki se puso a pensar en cómo ayudarla, ya que era una de sus mejores amigas, la hermana de Haku. En ese momento la joven heredera se dio cuenta del gran sacrificio que debía hacer, tener que sacrificar su primer posible amor para poder ayudar su amiga.
_escucha, mi amigo Kendo, ese que está allá, está buscando a una preciosa leona, él está solo, se siente solo_ comenzó Yuki.
_ ¿de verdad?_ le preguntó Clara mirando al joven león del otro lado del estanque.
_así es, pero… con esas lágrimas en los ojos no podrás hacer demasiado, deja que yo te ayude un poco con esto_ exclamó Yuki empezando a secarle las lágrimas y a hacerle algunos retoques para poder embellecerla.
_bien, cerraré mis ojos_ exclamó Clara cerrando sus ojos aguardando la sorpresa.
_cuando abras los ojos, verás a la verdadera tú, la que no llora, la que ríe, la que nunca se rinde, la que siempre gana_ exclamó Yuki mientras arreglaba un poco a su amiga.
Cuando Clara se vio reflejada en el agua no lo podía creer, pudo ver como las lágrimas se habían secado, como su belleza interior había salido al exterior, cómo su sonrisa empezaba a salir, y como el león de la otra orilla estaba de espaldas.
_gracias Yuki, pero creo que algo me falta_ exclamó Clara con algo de duda.
_ya sé, esto- contestó Yuki poniendo una preciosa flor en la oreja de su amiga- ahora ve por él, yo me iré así podrás estar con él a solas.
_ ¿y si no me quiere?_ preguntó Clara algo asustada.
_créeme, no te querrá, te amará_ exclamó Yuki marchándose del lugar hasta un punto en el que pudiera observar lo que sucedía.
Caminó hasta una pequeña colinda desde donde podía ver a ambos leones en el estanque. Detrás de ellá apareció Haku, quien se sentó junto a ella para ver como todo avanzaba.
_gracias por ayudar a mi hermana_ agradeció Haku sin dejar de ver hacia el estanque.
_no fue nada, además, creo que Kendo no era para mí, creo que hice lo correcto_ exclamó Yuki con mucha satisfacción al hablar.
De repente las acciones de Yuki dieron frutos, desde donde ella estaba pudo ver como el amor florecía en aquella pareja recién formada. Tan pronto Clara dio la primera caricia comenzó la lluvia de besos y caricias entre los dos leones. Mientras las caricias avanzaban, los dos jóvenes se iban haciendo más cariñosos, hasta que por fin uno de ellos decidió dar el siguiente paso. Desde donde estaba Yuki pudo ver a Kendo guiando a Clara hasta la cueva que había en el estanque. Al ver como ambos entraban en dicha cueva, Yuki y Haku se alejaron de ahí para no husmear lo que ambos hacían.
_me alegro de que mi hermana haya acabado bien su día, pero sacrificaste tu primer amor, ¿por qué?_ le preguntó Haku con algo de confusión.
_a un amigo no se le niega nada, son las personas más importantes que pueden haber, después de la familia las personas más importantes son los amigos_ le contestó Yuki muy segura de sí.
_bien dicho_ comentó Haku.
_aunque creo que si esos dos siguen así, tendrás que acostumbrarte a que te digan tío_ exclamó Yuki en tono burlón, mientras se reía de lo que había dicho.
_claro, porque tú ya tienes el concepto te tía, ¿verdad viejita?_ comentó Haku confiado y burlón.
_ ¡oye!, que ya sea tía de tres no significa que esté vieja_ le dijo Yuki en tono histérico y de queja.
En eso ambos detuvieron un poco el paso para charlar un poco, Haku se moría de risa mientras que Yuki seguía algo histérica por lo que él le había dicho anteriormente. A pesar de estar enfadada en ese momento con él, Yuki no podía sacarse de la cabeza el momento en que Haku se había despedido de ella, desde que Clara le había dicho lo mucho que ella significaba para Haku, su mente no podía sacar ese momento en que Haku le besó la mejilla.
_entonces, ¿qué harás ahora Yuki?, digo, tu primer “enamorado” se fue, ¿acaso piensas seguir buscando?_ le preguntó Haku mirándola sonriente.
_oye, ¿acaso me he rendido alguna vez?_ exclamó Yuki muy confiada y con la cabeza en alto.
_creo que eso fue lo que no hizo amigos desde un inicio, ¿lo recuerdas?, yo era tímido y no me animaba a hablar contigo, y más aún cuando me enteré de la enemistad de nuestros clanes.
_sí, me sorprende que mis padres te dejen venir a nuestras tierras, y más ahora que hemos crecido, digo, ya sabes por… bueno no importa_ exclamó Yuki ya sintiéndose algo incómoda por la charla.
_sí, mejor cambiemos de tema… oye, ¿oíste eso que se dice de que Tadius ha regresado?_ le preguntó Haku.
_sí, me acuerdo de él, de cachorros estaba enamorado de mí, recuerdo que me decía que algún día se casaría conmigo, era de esos típicos amores infantiles, como cuando mi hermana decía que se casaría contigo_ exclamó Yuki riendo a carcajadas por el recuerdo.
_sí, y mírala ahora, cuidando los trillizos que tuvo con Mark_ continuó Haku con una incesante risa.
De repente apareció el hermano mayor de Yuki, quién había sido enviado por sus padres para ir a buscar a su hermana. Apenas logró divisar a los jóvenes, su expresión se puso seria, ya que con solo ver a un león del clan enemigo, ya lograba enfadarse, no soportaba que ningún cruzado se interpusiera en su camino. Al igual que su padre, él no confiaba en nadie que no fuera de la manada.
_hola Liu, ¿cómo estás?_ saludó Haku alegremente.
_Yuki, a casa_ exclamó Liu con un muy serio tono e ignorando completamente a Haku.
_oye, podrías ser más educado con mis amigos ¿no?_ exclamó Yuki con un tono bastante histérico y sarcástico.
_lo siento, hola Haku, me llevo a mi hermana a casa porque mis padres ya piensan que es muy tarde… listo, ahora vamos_ exclamó Liu muy fastidiado.
_está bien, adiós Haku –saludó Yuki- pero antes… gracias, por tu compañía, eres un gran amigo, no te cambiaría por nada ni nadie, jamás_ le dijo Yuki a Haku dándole un fuerte abraso, al cual él correspondió con mucho gusto.
Cuando ambos amigos dejaron de abrasarse, Yuki se fue con su hermano, mientras que Haku se fue a casa, a las oscuras tierras de Moonlands, en donde su familia lo esperaba algo preocupada, como todas las veces que él cruzaba la frontera entre ambos territorios. Cuando Yuki llegó a casa, su padre le hizo un millón de preguntas de su día, para verificar que nada malo le hubiese pasado en lo que transcurrió del día.
_primero quiero que me digas, ¿Dónde estabas y con quién?_ empezó su padre con un tono muy serio.
_estuve a varios metros del estanque, con mi mejor amigo Haku_ le contestó Yuki con un tono de fastidio.
_ ¿el chico de Moonlands?_ preguntó su padre sorprendido.
_sí padre, el chico de Moonlands, ¿qué tiene de malo?_ le preguntó ella algo indignada.
_ya te había dicho que no te acercaras a esas personas, te conté lo peligroso que eran_ exclamó su padre con indignación.
_ ¡ya te dije que él no es alguien malo!_ gritó Yuki.
_no me interesa, es un enemigo, podría entrar aquí y…
_por favor Kyo, estás siendo muy paranoico, si la muchacha quiere tener amigos, pues que los tenga, de eso se trata la juventud_ exclamó Kurou.
Kurou era el hermano del rey, él creía que la vida era un simple juego, ya que la aprovechaba como si todos los días fueran el último día de su vida. A diferencia de él, su hermano, Kyo, era bastante conservador, lo demostraba con el simple hecho de sobreproteger a su hija menor de esa manera.
_tú no te metas Kurou, es mi hija, no la tuya_ le contestó Kyo con un tono lleno de enfado.
_claro, no es mi hija, y no soy quien para darte lecciones de paternidad, y que hace poco estoy entrando en ese mundo_ exclamó Kurou caminando hacia su sobrina.
_ ¿Cuánto le falta a la tía para tener?_ preguntó Yuki algo emocionada.
_no me cambien el tema… Yuki, ve a dormir, tu tío y yo tenemos que hablar en… ¿A dónde vas?_ le preguntó Kyo a su hija, la cual estaba saliendo afuera.
_tengo sed, ¿acaso no puedo ir al estanque en paz?_ preguntó Yuki con mucha indignación y sarcasmo.
Acto seguido de su frase irónica se puso a caminar hacia el estanque para saciar su sed. En lo que caminó se puso a recapitular todo lo sucedido en el día, desde su primera charla diaria con Haku, hasta la llegada de su tío. Al llegar al estanque, ella se sentó frente al agua clara para mirarse reflejada.
_bueno, supongo que solo quedamos tú y yo, solas otra vez –le dijo a su reflejo- no puedo creer que alguien tan bonita como tú no tenga a nadie a quien amar. Me entristece mucho verte ahí sola.
De repente el agua comenzó a moverse un poco, resultaba ser que había un león nadando en el estanque. Por el color de su pelaje y de su melena, parecía no ser de esas tierras, parecía ser alguien de Moonlands, ya que todo león que venía de ese clan, era de pelaje gris o blanco. A Yuki le extrañó demasiado ver a alguien del otro clan paseándose tan pacíficamente por ese lugar, por lo que decidió asomarse un poco para ver si se trataba de algún conocido. Pero al intentar visualizar al león que nadaba, ella cayó al agua de un resbalón.
_ ¡ayúdame!, ¡no sé nadar!_ se puso a gritar Yuki con desesperación mientras trataba inútilmente de flotar.
 De repente ella sintió algo que rozaba sus patas traseras por debajo del agua, y ese algo la levantó y la sacó del agua. Cuando ella y la persona que la había ayudado salieron, Yuki se puso a mirar a ese melenudo y gris león frente a ella, cuyo rostro estaba siendo tapado por su melena.
_oiga, muchas gracias señor…
_ ¿señor?, ¿desde cuándo me llamas así?_ preguntó el misterioso león.
De repente el gris león movió su melena y la quitó de su rostro, al hacer, él se quedó mirando con algo de anhelo a Yuki, la cual estaba perpleja al ver el rostro de quién la había ayudado.
_creí que ya habías aprendido a nadar_ exclamó el gris león con un tono presumido.
_ ¿Haku?... ¿entonces eras tú el que nadaba?_ le preguntó Yuki con mucha confusión.
_mejor di “¿eras tú el que me salvó?”_ exclamó Haku con sarcasmo y presunción.
_gracias, pero… no entiendo, ¿qué haces a tales horas dela noche en este lugar?_ le preguntó Yuki muy curiosa.
_quería refrescarme un poco, además necesitaba un buen baño, hoy tuve que cuidar a mi pequeño primo, y jugamos en el lodo casi toda su estancia. En fin, ¿qué haces tú aquí?_ preguntó Haku sentándose frente a ella y sin dejar de mirarla.
_es que…
De repente Yuki apoyó su cara en la melena de Haku, quién miró con anhelo y preocupación a su amiga, la cual poco a poco le fue contando lo que le sucedía.
_me siento tan sola en este mundo, siento que no tengo a nadie para mí, nadie que me quiera, nadie que me abrase, nadie que me ame_ exclamó Yuki entre llanto y pena.
_oye, no digas eso, sí tienes a alguien que te quiera, que te abrase, y que te ame tal y como eres_ le contestó Haku con mucha ternura.
_mi padre no cuenta como alguien así_ exclamó Yuki contradiciéndolo entre su llanto.
_no hablo de tu padre, hablo de alguien que te ha acompañado todo el día, alguien que tú muy bien conoces_ exclamó Haku con mucho más ternura, y mirando con anhelo a Yuki, la cual alzó la mirada hacia él con los ojos muy cristalinos por el llanto, causando un cruce de miradas entre ambos jóvenes.
Yuki lo miró muy confundida, no entendía demasiado lo que estaba sucediendo en ese momento, todo era muy irreal para ella: la luna, el cielo, las estrellas, el reflejo de la luna iluminando el estanque con su blanco fulgor, el viento fresco que apareció de repente para elevar la larga melena de Haku.
_ ¿Haku?
De repente ambos jóvenes fueron acercando lentamente sus labios hacia el del otro, con la luna entre medio de ellos. Cuando por fin sus labios se unieron, el viento comenzó a moverse, la fresca brisa de la noche empezó a mover el pelaje de ambos, haciendo que Yuki se acercara más a Haku para mantener su cuerpo caliente, ya que la brisa que corría le despertaba mucho el frío. La luz de la luna se reflejaba en el claro pelaje de cada uno. Ese beso era tan perfecto como el momento, tiempo y lugar en el que sucedía. Ambos jóvenes empezaron a ronronear, ninguno quería soltar al otro, pero en un momento ambos detuvieron el beso. Yuki se sentía extraña, no sabía si era por el sonrojo o porque acababa de besar a su mejor amigo, al que en toda su vida había visto como nada más que eso, un amigo.
_entonces, todo este tiempo… te tuve a mi lado, ¿y no me lo dijiste?_ le preguntó Yuki.
_es que… temía que no volvieras a hablarme, temía a que te espantaran mis sentimiento hacia ti, y más sabiendo que nuestras familias están enemistadas_ le contestó Haku cabizbajo.
_pero… ¿por qué queráis que tuviera una pareja?_ le preguntó Yuki con un tono algo triste, como si lamentara lo que estaba a punto de hacer en la tarde con Kendo.
_yo… solo quería verte sonreír, que fueras feliz de verdad, aunque tuviese que sacrificarlo todo yo quería que fueras feliz, toda la vida, aunque fuera sin mí… ¿y sabes qué?... lo haría de nuevo, por ti haría lo que sea_ le contestó Haku con mucho orgullo y muy firme, mientras la miraba con el mismo anhelo.
_por favor, has algo por mí…_ exclamó Yuki.
_lo que sea_ le dijo Haku muy orgulloso y seguro de sí.
_bésame, una vez más… pero no me sueltes, solo bésame y has que me deje llevar por ti, por tus labios, por el cálido roce de tu cuerpo, por el suave roce de tu melena sobre mí, déjame ver las estrellas contigo… hazme la leona más feliz del mundo.
Cuando Yuki le dijo su deseo a Haku, este se abalanzó sobre ella, comenzando una apasionada noche. Los besos, las caricias, los abrazos, todo era perfecto, de ensueño. Yuki se sentía en el paraíso, por fin había encontrado a la persona que sería solo para ella, alguien que la abrasara, la escuchara, y la amara, alguien que, sin importar el sacrificio, estaría para ella, para hacerla feliz, para poder cumplir sus deseos más preciados. Todo era demasiado perfecto para ella, como siempre había soñado, tener a la persona que siempre la amaría, la acompañaría y apoyaría durante el resto de su vida, pero algo muy curioso pasó en ese momento... la pequeña leona estaba dormida entre las patas de su padre, quien la arropaba con su larga y oscura melena. Al despertar de su sueño, la pequeña comenzó a entenderlo todo de una manera muy diferente, nada sería igual en la mañana, algo pasaría cuando ella volviera a salir de casa, para encontrarse con todos, pero en especial su mejor amigo Haku.
_entonces fue  un sueño… pero… ¿por qué así?, ¿por qué soñé algo como eso?_ se preguntó la pequeña princesa.
_ ¿Yuki? –preguntó su padre algo adormilado- ¿sucede algo?
_no, nada padre, solo tuve un sueño algo raro… ¿me dejas ir al estanque? Ya está algo iluminado, ¿puedo? Tengo sed_ le preguntó la pequeña a su padre.
_te acompaño, yo también necesito agua, además no puedo dejarte ir sola con tantos enemigos en los alrededores_ comentó su padre levantándose con algo de pesadez por el cansancio que aún tenía.
Padre e hija caminaron por la llanura hasta el estanque. El ambiente no era el mismo al amanecer, era más pacífico, más silencioso, y todos los animales parecían estar en armonía, sin peligro, y sin enemigos. Cuando ambos llegaron al estanque, se encontraron a un león y a su hijo, quienes resultaban ser Haku y su padre Ryuk.
_hola Ryuk_ saludó Yuki muy alegremente.
_hola Yuki, cómo…
De repente el cachorro fue interrumpido por su padre, el cual detuvo el paso del pequeño, ya que con solo ver a su enemigo cerca, ya sentía que el pequeño estaba en peligro. Pero el cachorro con mucha insistencia logró salirse de las patas de su padre, para poder saludar a su mejor amiga.
_hola, te saludo ahora porque seguro que después mi padre me mata por desobediente_ exclamó Haku extendiendo su pata hacia Yuki en forma de saludo.
Cuando el pequeño joven acercó su pata, Yuki se la bajó y lo miró pro unos segundos a los ojos. Cuando ambas miradas se cruzaron, Yuki dio un paso adelante, cerró los ojos y le dio un dulce y algo brusco beso a Haku, quien quedó en shock al recibir ese beso de parte de Yuki. El beso se hizo largo, y Haku fue dejándose llevar más y más por él. Los padres de ambos quedaron helados al ver lo que ambos herederos estaban haciendo “¡¿se están besando?!” pensaron ambos padres. Pero de repente comprendieron que los cachorros no querían estar separados, que querían estar juntos, por lo que ambos se acercaron a los cachorros para formar un pacto:
“nuestros clanes se unirán, cuando ambos tengan edad para casarse, pero hasta entonces, los pequeños no se verán. Cuando por fin se vuelvan a ver, los clanes se unirán, solo si su amor aún prevalece, hasta entonces, cada clan seguirá caminos separados…”
Al oír el pacto, los dos jóvenes cachorros se dieron una última despedida, ya que sabían que no se verían por un largo tiempo, pero los dos sabían que al volver a verse, todo seguiría siendo igual, que volverían a sentir el dulce toque de sus labios unidos por el sentimiento que los mantenía juntos… el amor…



Post-Data:
no agregué nada al principio como un comentario ni nada porque no se me ocurrió qué poner xD... la creatividad se gastó escribiendo la historia, saludines y rugidos a tod@s


Premios ^u^:


♫no gusta, no gusta♫
♫no gustan tantos saltos♫
♫hay no supero si hay no supero♫
♫se rien, serien, porque en parkour soy malo♫
♫hay niños malos, si hay niños malos♫
♫hey, lalalala lalala lalala la lala lala...♫
GUSTA iTOWNGAMEPLAY ^W^


mis personajes de rol:
Fecha de inscripción :
16/10/2014

Edad :
18

Localización :
en mi hogarcito ^u^

here's Sirius Moonglade
avatar
León Honorario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.