Otros Reinos
Últimos temas
» La ley de Kovu y Kiara
Vie Ene 27, 2017 5:04 pm por Admin

» Afiliacion: Chasing the Moon
Mar Ene 10, 2017 5:57 pm por DrawParis

» ¡He vuelto!
Jue Dic 29, 2016 5:45 pm por Admin

» ¡¡¡Llega una nueva miembra con ganas de parranda!!!
Sáb Ene 16, 2016 8:24 pm por SirenDazzlingAdagio

» Once Upon a Time RPG - Afiliación normal
Jue Ene 07, 2016 3:57 pm por Invitado

» Me voy pero podre conectarme
Sáb Ene 02, 2016 7:35 pm por SirenDazzlingAdagio

» Hola,nueva cachorrita x3
Vie Dic 25, 2015 2:50 pm por SirenDazzlingAdagio

» My little pony: Friendship is magic
Lun Dic 14, 2015 7:06 pm por SirenDazzlingAdagio

» Mi Galeria <3
Vie Dic 04, 2015 11:17 pm por QueenSara

Élite 0/36
Hermanos 0/6
Afiliados normales

El Reino en ruinas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Mar Jul 15, 2014 4:46 pm

Bien, seré la primera en traer un fic, así tendré varios fics en mente,no me podía resistir a publicar este, está basado en un gran documental novelizado (es un documental en el cual ponen más drama de lo normal y el narrador habla como si leyera un libro o como si fuera omnisciente) que vi hace mucho, pero que su historia me encantó, la historia original es con un tipo de primate o mono llamado macaco de cofia, que tienen una estructura social muy parecida a los leones, aunque en el documental se pasaron un poco con el dram , así que decidí cambiarle algunos aspectos de los personajes, historia ( y le cambie lo suficiente como para que sea lejana mente parecido) y ambiente, además de que los leonice. Por lo tanto le doy el crédito a AnimalPlanet (mi canal favorito)

Prólogo:

Había una vez, en las profundidades de un gran desierto, donde la mayoría de los hombres por más poder que tuvieran, sean reyes, nobles, campesinos o sirvientes no se adentraban, por lo hostil y despiadada que podía ser la tierra un rey,también llamado por los mismos hombres "El rey de las Bestias" era un gran león respetado por cada una de las criaturas, este era ajeno a cualquier duda sobre su poder o forma de gobernar, era calmado, sabio, humilde, nadie nunca cometería la soberana tontería de retarlo, caería de inmediato el osado contendiente, pero este rey, siempre se sentía triste y nostálgico, su nostalgia se debía a que en todo los años de su gran reinado, nunca tubo el placer de tener un hijo con quien compartir sus días.
La solución llego el día de una gran tormenta de arena,Una leona pérdida vagaba en busca de refugio, los ojos del rey se encontraron con los de la leona, la suerte de ambos dio un giro brusco, la leona recién había perdido a su pareja, y esta estaba a punto de tener su primer hijo.
El rey no dudo en ayudar a la leona, pero la débil forastera murió en el trabajo de parto, pero su trabajo no fue en vano... El rey por fin había tenido lo que tanto deseaba: un heredero, pero el destino suele jugar con la frágil suerte de un ser, la leona no dio a luz un solo cachorro sino a dos,y eran dos cachorras sanas y fuertes, cualquiera podía ser la digna heredera ¿pero cual?.
El rey no podía hacer tal elección, pero en su lecho de muerte, cuando cada unas de sus hijas eran lo bastante grandes como para valerse por si mismas, ese era el momento de su decisión,dividió su gran reino en dos: a la hija que era como una delicada flor, era la más dulce y amable,ella era de un color dorado como la arena, ella se comportaba como una princesa le cedió las tierras más fértiles y abundantes de presas, estas tierras se encontraban en un gran templo hecho por los hombres. A la hija que era como una dura espina de cactus,con un pelaje oscuro y unas sobresalientes garras negras,con la mejor resistencia física,  de un temperamento explosivo y ansioso, digno de la mejor guerrera,  le cedió las tierras más áridas y desérticas, donde el agua era difícil de conseguir y las presas eran pequeñas y enfermas. Ella no gusto de la decisión de su padre, presa de la rabia e ira despreció a su hermana y destruyó todo contacto con ella, estableciéndose en la tierra que su padre le encomendó, formo su propia manada, la manada más resistente y agresiva de todas, esta manada fue llamada en honor a su gran líder "los garras negras".
La segunda hija, también formó su propia manada, eran conocidos por su poca agresividad, pero la vida fácil les había dado un gran problema: ellos habían dejado de lado todas las preocupaciones, su resistencia no era la mejor, llagaron al punto de no saber aprovechar las cosas, la manada en honor a su territorio pasó a llamarse "La manada del Templo".
Estas manadas se preservaron de generación en generación y en un mundo cambiante, la historia del gran rey y sus hijas pasó a ser una simple leyenda para ambas manadas, pero el mundo era un lugar diferente, todo el entorno cambiaba y los hombres se acercaban cada vez más y más... Pero había algo más que estaba a punto de cambiar... para siempre.


Espero que les halla gustado el prólogo (por que todo eso lo inventé para darle más pizca a la historia)

Y aquí les dejo las imágenes de las princesas (las hermanas claro):

La primera es jangwa (significa desértica o árida), apodada "garras negras", apodo que su manada acabo llevando también:

Jangwa:
Nota: el mechón de su cola es gris

La segunda es Hekalu (significa Templo):

Hekalu:

Nota: Ambas bases son de un autor anónimo.

Y bien ¿que hermana les agradó más?¿cual prefieren? no se dejen guiar por las apariencias   :o .

Rugidos!!!!!!!!!!!


Última edición por Bhati el Jue Jul 31, 2014 3:49 pm, editado 1 vez
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Admin el Miér Jul 16, 2014 3:03 am

Buen fic amiga. Y lo mejor es que esta basado en un documental que viste. Y los cambios lo hacen mas interesantes. Y bien, sobre tu pregunta, me quedo con Hekalu, ya que ella es mas fina, dulce, hermosa. En cambio la otra leona es fuerte, valiente (eso me agrada). Pero lo que no me gusta es que es celosa igual que Scar. Y supongo que igual querrá matar a su hermana.

Saludos y rugidos!!!


Fecha de inscripción :
12/07/2014

Edad :
15

here's Admin
avatar
Oliver

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Miér Jul 16, 2014 6:16 pm

Me alegra que te gustara, ahora esto se ubica en un tiempo diferente, pero la historia de las hermanas se irá conociendo de poco a poco en la historia...



Capitulo 1

Una manada problemática

Amanecía en un rincón del desierto, en un oasis: un paraíso, donde en la antigüedad los hombres habían construido un templo el cual estaba en ruinas, era un lugar seguro, un lugar único, un lugar sin preocupaciones un lugar único, pero su encanto estaba más allá de la vista, había algo en su tierra que era hipnotizante y casi místico, pero las apariencias engañan...

Una leona solitaria estaba a las afueras del templo, recibía el calor de los primeros rayos del sol su mirada estaba fija: Allá en el horizonte, donde el sol se oculta cada tarde, allí donde la leona fantaseaba con...

-¿Y por que tan sola porcia? -una gran voz grave interrumpió los pensamientos de la leona soñadora.

Porcia salió de su ensoñación, miró hacia el dueño de la voz, al percatarse de que era Lear un gesto de desagrado se dibujo en la cara de Porcia, pero pronto sus sentimientos de desagrado y enojo fueron reemplazados por angustia y dolor,los ojos de porcia se llenaron de lagrimas.

-¿Te ocurre algo? -insistió Lear.

Porcia quería ser fuerte, no permitiría que su líder, el rey la viera llorar y mucho menos debía saber por que, la leona suspiró hondo y se alejo de Lear.

Lear se quedó mirando a Porcia mientras se alejaba, del Templo salió otra leona, más joven y con un gesto de amargura, Lear le habló a la leona.

-Géminis buenos días...

La leona no respondió, en cambio miro a Porcia que ahora se encontraba a una gran distancia sentada mirando al mismo lugar que antes.

-Algo raro le pasa a esa leona -dijo Lear.

Géminis le dirigió una mirada llena de rabia a Lear.

-¡¿Y que esperabas padre?! ¿que se sintiera llena de alegría y gozo después de que desterraras  al amor de su vida? - habló géminis con gran desaprobación hacia su padre.

-Pero si eso pasó hace meses, no es para tanto, ya debería superarlo.

-¿Que "no es para tanto"? es al revés, Porcia tiene un hijo, el cual ya comienza a preguntarse quien es su padre, ¿te parece poca cosa?.

-No veo cual es el problema con eso.

-¡Se nota tanto que eres no tienes ni una pizca de dignidad y mucho menos de paternidad! -

Lear confuso por la forma de hablar de su propia hija no dudó en responder.

-No me levantes la voz, ¿con quien crees que estas hablando?!! -lear habló imponente, después se calmo un poco y prosiguió -Más bien, esa leona debería agradecer que todavía tiene a su "hijo" correteando por ahí, al igual que esas leonas revoltosas a las que llamas amigas.

A géminis el comentario le pareció insoportable, ella lo recuerda, si, toda la manada lo recuerda menos los inocentes cachorros, eran muy pequeños para recordarlo, incluyendo el suyo, de no ser por Géminis no habrían cachorros, las demás leonas reconocen en valeroso acto, enfrentarse a su padre requería mucho valor, ni un cachorro hubiera quedado, pero ahora son muy traviesos y juguetones, lo peor que podrían hacer esos cachorros era acercarse a Lear, pero el desprecio de Géminis hacia su padre iba más a allá de ese hecho.

-Es obvio que el hecho de que yo sea "TU Única Hija" te irrita, te hubiera gustado yo tuviera al menos un hermano ¿verdad? mínimo eso , pues déjame decirte que no es así, soy la única hija que tienes y jamás te preocupaste por mi, sólo hasta que yo fuera lo suficientemente grande como para cazar que comenzaste a hablarme ¿y para que? sólo para hablarme de tonterías....

-Ser reina no son tonterías.

-Si que lo son!!! comparadas con la crianza de un hijo, pero ya perdiste la oportunidad de que alguien te amara ¿sabes?, no casi no tuve que ver contigo, mi madre...-Géminis pausó, su voz se quebró y sintió un nudo en su garganta, pero eso no le impidió seguir- Mi madre no te amaba cuando se comprometieron y cuando murió tampoco.

-Si ella no me amaba ¿que culpa tengo yo?.

-¡¡¡¡¡Jamás le diste una razón para hacerlo!!!!!!, mi tía si te quería pero fue por muy poco tiempo, se empezó a dar cuenta de como eras en realidad -Géminis recordó de momento a su dulce y amable tía, hermana de su madre y después de su muerte segunda esposa de Lear -¿Y quien más te puede querer? ah si, tu querido nieto, Clarcky ¿pero crees que te llegará a querer a su abuelo si tiene que alejarse de él? ¿y por que tiene que alejarse de su abuelo?¿que razón habría?- dijo con sarcasmo Géminis.

Lear permaneció callado, durante todo el sermón quería gritar y mandar a callar de una buena vez a su insolente hija pero no sabia que responder ante tal regaño, para el era una suerte que los demás no estuvieran despiertos.

-Así que serás un "buen líder", evitaras que invadan este lugar, defenderás la manada a toda costa de los enemigos, todos te verán como un gran, sabio y justo rey, pero eso es sólo superficial -dicho esto Géminis se marchó para reunir a las leonas para la cacería.

Lear se quedó contemplando su reino incluso después de que la manada saliera de cacería, sólo una leona se había quedado para vigilar los cachorros era Camala, una leona calmada y paciente,los pocos leones que tenia la manada se habían dispersado por todo el territorio, sabían bien que lo mejor era juntarse con la manada en la noche o al atardecer para pasar desapercibidos, si no, corrían el riesgo de una expulsión, aunque eso era poco probable con los años que tiene lear,no era muy desacertado decir que era el león más viejo del desierto, su vejez ya comenzaba a notarse, solía pasar el día durmiendo o echado, ¿habría llegado el rey hasta su máximo potencial?



Continuara....

Espero que les guste, discúlpenme por que sea tan corto el capitulo (no esta completo, falta  más o menos la mitad).

Rugidos!!!!!!!!



Más firmas  :P:


Regalos =] :
Gracias Kiara:

Gracias por la sorpresa Dj!!:
[/size]
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Lun Jul 28, 2014 8:44 pm

Continuación del capitulo anterior....

Lear era el único león en los alrededores, la leona Camala estaba cuidando pacientemente los cachorros de otras leonas, uno de ellos era Clarcky, el nieto de lear, Lear lo observaba a distancia, ¿lo quería? ¿sentía cariño hacia el? la respuesta más probable es no, Lear nunca se hizo querer con los cachorros y el tampoco quería a esos cachorros, después de todo, no eran de su sangre a excepción de Clarcky y Lear tampoco quería a su nieto, para él su nieto era un cachorro mimado, engreído, orgulloso, consentido e incluso insolente aunque eso no fuera cierto del todo. Lo que Lear no podía negar es que Clarcky si podía tener madera de líder, incluso a su edad esta dirigiendo a los  otros cachorros.

Mientras Lear meditaba todo esto, la cálida brisa de la mañana, la quietud y silencio del lugar comenzaron a causar efecto en los sentidos de lear, su parpados se volvieron pesados y por un momento dejo de escuchar todo a su alrededor, lentamente lear cerró sus ojos y cayó en un profundo sueño.

A pesar de las grandes prejuicios hacia su nieto, Lear no estaba del todo equivocado, Clarcky era un cachorro orgulloso, sobre protegido, y muy consentido por su madre, todo esto sumado al hecho de vivir en un lugar sin muchas preocupaciones lograron que el fuera el cachorro "líder engreído" sus amistades consistían en Mwezi y Siena ambas hijas de Camala, Sania la hirax y Donner el jabalí, estos últimos no viven en la manada, pero siempre que tengan la oportunidad se van de travesuras, eso si, siempre liderados por Clarcky.

-No se alejen demasiado cachorros -dijo con una voz seria Camala.
-Hay descuida tía Calma -dijo Clacky de manera burlona, jamás perdía la oportunidad de burlarse de su niñera.
-Sabes muy bien que mi madre se llama Camala, no calma y además no es tu tía -dijo Siena enojada.
-Jajajajaja, todo te lo tomas enserio siena, diviértete un rato -dijo Clarcky- no es cierto eso Mwezi?.
- Esto...yo creo que, deberías dejar de bromear tanto -dijo la cachorra con una voz apenas audible.
-Si,si,si, pero vamos a jugar ya de una vez, como yo soy el príncipe soy yo el que dirige -dijo el cachorro con un tono altanero.
-Bah!! ¿quien lo dice? Yo debería ser la líder, soy más lista, más bonita, más carismática y más humilde -dijo siena.
-¡Si! sobre todo humilde -respondió clarcky con ironía -Bien, Mwezi di tu quien tiene la razón.
-¡Ja! ella es mi hermana, mi muy querida hermana, ella estará de acuerdo con migo sin dudar, ¿no es así mi querida, dulce y bellicima hermana?
-Bueno...Clarcky es el príncipe.
-¿Lo ves? hasta ella es una fiel súbdita ¿por que tu no lo eres?. 

Siena solo respondió con un gruñido y una mirada de "lo arreglaré luego".

Los cachorros se dirigieron hacia el estanque, no muy lejos, de hecho el estanque pertenecía a las ruinas, en el camino Clarcky se fijo en dos figuras, tenían forma de león y permanecían vigilantes a cualquier movimiento del viejo líder Lear. Clarcky no pudo evitar sentir curiosidad.

-Miren eso, vamos.
-No parece buena idea clarcky -dijo siena con un tono enojado.
-Tal vez solo sea tu padre y kaede -dijo Mwezi.

Ante tal comentario sus acompañantes solo soltaron carcajadas, era muy poco probable, es decir ¿Acaso no todos sabían que los leones se alejaban de las ruinas y con más razón de Lear? Todos los machos se alejaban para vigilar las fronteras y protegerlas de retadores, usurpadores y vagabundos.

-Hay mwezi...a veces dices cosas sin sentido, pero bueno sigamos nuestro camino -dijo Clarcky comenzando a guiar de nuevo el camino y alejándose entre la maleza, este fue seguido por las  cachorras.

-¿Que fue eso? -dijo Un león mientras se levantaba de golpe, el era una de las sombras que clarcky había visto.
-Seguro fue un roedor o algo así -dijo el otro.

El primer león mantuvo la vista allí donde la maleza era más espesa, hasta que divisó el origen del ruido.

-Solo es tu hijo y otros cachorros -explico el león.
-No me digas, ¿a donde rayos cree que va?, bueno eso no importa, mientras no moleste a un rinoceronte.
-¡Jajajjajaja! se nota que no eres muy apegado a tu hijo Kaizer.
-¿Y acaso tengo la obligación de serlo?
-Pues déjalo a tu juicio, pero tengo entendido que a Géminis no le gustaría escuchar como hablas.
-A ninguna leona amigo mio, a ninguna leona ¿o a caso a tu querida Dhuala le gustaría escuchar decir de tus propios labios que estas de acuerdo con mi plan?
-De verdad crees que funcionará?
-¡Por favor Kaede! ¿acaso no estas viendo a ese viejo? míralo ¡Míralo! allí echado, gozando de su siesta, esperando que todos los demás hagan el trabajo por el: Las leonas cazan, nosotros defendiendo y vigilando el territorio y Camala vigilando a los cachorros ¿y el que hace? ¡Nada! es un viejo que no daría demasiada pelea, ¡es un  inútil!.

Kaizer no era el único que pensaba así, y pronto se daría cuenta de quien más lo creía, pero por ahora volviendo a Clarcky y compañía estos ya habían llegado al estanque, era un lugar hermoso, alguna vez tubo un techo, este techo debió  derrumbarse y ahora los grandes restos de el reposan en el fondo, a primera vista parece poco profundo, pero en ese estanque fácilmente se sumergiría un hipopótamo, los rayos del sol penetraban en el estanque logrando que brillara, en la superficie flotaban una especie de musgo, este se movía junto con las ondulaciones del agua, podían verse renacuajos nadar y uno que otro sapo, pero estos no eran los típicos sapos que se encuentran en un jardín, no estos eran los inmensos sapos africanos, venenosos por fuera y con toda clase de verrugas, con un croar que asustaría a cualquier desprevenido.

-Mira ese ¡mira ese! -repetía con entusiasmo Mwezi mientras señalaba un sapo.
-El agua esta tan fresca...-suspiraba Siena quien empezaba sentir calor.
-Sabes bien las reglas, no podemos nadar aquí.
-Si lo se....-dijo siena desanimada.
-¡Hola chicos! ¿que hacen? -dijo un cachorro que se acercaba a ellos con un trote alegre y una gran sonrisa.
-¡Hay no! -dijeron al unisono los cachorros.
-¿Que haces aquí Akily? -pregunto Mwezi.

El desprecio de los cachorros hacia Akily no era extraño para el, estaba acostumbrado, no solo por los cachorros, sino que incluso algunos adultos, no todos pero la gran mayoría, pero lo peor era que Akily no se daba cuenta de ello, tal vez debido a su corta edad o simplemente no quería aceptarlo, pero el creía que era normal en todos, cuando se es tratado así desde el nacimiento se vuelve algo cotidiano y normal el desprecio, aunque no sea normal.
Akily era un cachorro muy fuerte, a pesar del mal trato que tenia siempre se lo veía con una sonrisa y generalmente corriendo y saltando, con la curiosidad característica de todo cachorro, sus ojos tenían un brillo especial que lograba apaciguar un alma herida, su inocencia era a veces increíble, el era la Luz de los ojos de su madre, y el hecho de no tener padre parecía que más bien lo fortalecía.
Pero ¿por que un cachorro tan amable seria tan terriblemente despreciado? La posición social, esa era la respuesta, Akily no lo sabia, pero el era de la posición social más baja junto con su madre, esa era la razón, debido a su baja posición todos los cachorros lo evitaban e incluso algunos adultos, de hecho Camala a pesar de su fuerte instinto maternal no le agrada mucho del pequeño, podrá vigilar lo pero no es igual a quererlo, ella advertía a sus hijas de juntarse con el cachorro y Clarcky como miembro de la "realeza" no podía tener amistades de tan baja clase.

-Como se alejaron de la señora Camala, yo no quería quedarme solo con ella y los seguí, oigan ¿quieren ver el lugar que descubrí? es fantástico -dijo Akily con gran alegría y entusiasmo.
-¿Fantástico? no me sorprendería que fuera un charco de barro -dijo Siena de una manera fría y cortante.
-Les aseguro que no lo es, es genial amigos estaba yo... .
-¿Amigos? ¿quien dijo que somos amigos? -interrumpió Clarcky.
-Bueno yo creí...
-Pues creíste mal...ahora puedes retirarte -dijo Siena -vamos chicos, nunca hemos intentado atravesar el estanque a ver que hay más adelante.
-Eh...¡esperen! no creo que sea buena idea, mi mamá me dijo que...
-Lo que tu mamá dijo no importa demasiado, tal vez cosas que para ti sean peligrosas son fáciles y divertidas para nosotros, y ahora como dijo siena puedes retirarte- dijo Clarcky que a diferencia de Siena el era más cortés, era odioso y cortante de todas formas pero tenia cierta cortesía "real" y "aristocrática".

Akily no tuvo respuesta para tal comentario, solo se alejo un poco de manera cabizbaja.

-¿Y como piensas cruzar el estanque? -preguntó Mwezi.
-Si ¿como? -dijo Clarcky.
-Es fácil mira ¿ven esas rocas que sobresalen de la superficie donde el agua es poco profunda? las usaremos como puente -explicó siena.
- ¿Y que hay cuando lleguemos a la mitad? allí el estanque es profundo -interrogó Mwezi a su hermana.
-Simple, saltamos hacia esa especie de tronco, piedra o lo que sea- Siena se refería a una antigua columna que sobresalía del agua,esta sostenía el techo que alguna vez hubo y ahora reposaba en el agua, esta había adquirido un color verdoso debido al musgo y toda clase de plantas acuáticas, dándole un aspecto de tronco o piedra antigua. 
-Buena idea...creo -dijo Clarcky mientras se subía en algunas de las rocas - ¡Andando! 
-Claro que es buena idea, después de todo fue mía- dijo siena mientras daba unos pasos en la orilla -Ah!!! el agua refresca las patas ¿no es así mwezi? ¿eh? ¿a que esperas? ¡vamos!.
-Esto yo creo que...-dijo Mwezi con un tono apenas audible y sin siquiera terminar la frase, en su rostro se notaba la preocupación y el nerviosismo.

Akily los observaba fijamente a cierta distancia, no se había ido, prefería saber que encontrarían los cachorros, que según su juicio no seria nada tan sorprendente como su descubrimiento, pero aun tenia curiosidad porque pasaría a continuación.

-Jajajajaja! A que no me alcanzas siena ¡ha! -dijo Clarcky quien hacia alar de su habilidad para saltar con rapidez de roca en roca.
-Esta más resbaloso de lo que pensé -protesto siena mientras luchaba por no resbalarse y caer.
-No me siento muy segura Siena -dijo mwezi a su hermana con la esperanza de que la tranquilizara diciendo que la esperara en la orilla ¡como mwezi hubiera deseado que dijera eso!.
-Bah!! ¿no querrás volver a la orilla con ese? -dijo siena refiriéndose a Akily.
-Pues...
-Eso mismo pensé yo, ahora vamos que si no llegamos primero quien aguanta a Clarcky.

Los cachorros ya habían llegado a una parte donde la profundidad del estanque se hacia peligrosa, Clarcky se encontraba en la roca más próxima a "el tronco"

-¿Y que esperas príncipe miedoso? -Fastidió siena a Clarcky.
-Se ve un poco lejos.
-¿Llegamos hasta aquí para nada? ¿no piensas seguir? -respondió siena.
-Tal vez es lo mejor -dijo Mwezi que se había quedado de última.
-¡Claro que no! ¡Ya verán! es fácil... ¡¡Ha!!-dijo clarcky mientras saltaba, este cayó en la columna la cual crujió ante el peso del cachorro -lo ven, soy el mejor.
-¡Eso crees tu!. -dicho esto, siena se abalanzó y aterrizó justo al lado de clarcky, esta se resbaló y se sujeto de la cola de su compañero.
-¡He!! ¡Suéltame la cola!! -protestó Clarcky.
-¿Que no ves que casi me caigo? que ayuda!, eh Mwezi apresurate!.
-Ya vo-voy.

Mwezi saltó y cayó justo al lado de su hermana con mucho más equilibrio que siena.

-Bien sigamos, yo dirijo el camino -dijo Clarcky con un tono orgulloso de si mismo.
-Eh ¡espérame! -dijo siena que iba tras el.

Akily que se había mantenido vigilante corrió hacia la orilla.

-¡Oigan! no vallan!!, ¡esperen! -dijo Akily que se subió a una roca muy cercana a la orilla y comenzó a tambalearse.

-Arg!!! si nos sigue se ahogará- comentó siena a clarcky con un tono de fastidio, pareciera que a Siena eso no le importará en lo más mínimo -¡Eh!! tu, ¡Quédate allí y no te muevas! -dijo en un grito hacia Akily.

-Vuelvan...-dijo akily en un tono bajo y con cierta tristeza y melancolía mientras bajaba sus orejas.

Akily tenia esa inocencia infantil en la cual no le importaba como fuera tratado por sus "amigos" a el siempre le preocupaba su seguridad, y recordaba con claridad que su madre le había advertido sobre "hacer travesuras" allí donde las ruinas y el agua se encontraban, y aunque el no sabia muy bien porque tenia gran respeto hacia lo dicho por su madre, y sentía preocupación hacia lo que podría suceder.

Clarcky y Siena siguieron su camino en la tierra, donde la columna se conectaba con tierra firme, era una tierra muy húmeda y lodosa, Clarcky se adelantó y notó que más adelante si había alguna especie de techo, como una cueva, desde el techo formado rocas y escombros antiguos caían gotas de agua, era un lugar muy fresco.

-¡Oye siena! este lugar huele como cuando empieza a llover -comentó el joven cachorro que siguió caminando- Oh! que aburrido!.
-¿Que encontraste Clarcky? -pregunto siena.
-Esto...¿Siena? -dijo Mwezi que seguía de pie en la columna, sus patas tenían un pequeño temblor nervioso.
-¿Que quieres mwezi?
-No me siento cómoda -dijo la tímida cachorra.
-¿Todo esta bien por halla? - pregunto Akily.
-¡Si deja de fastidiar! -respondió siena.

Mwezi miraba nerviosa la columna, escucho con nervios como se volvia más y más fuerte un ruidito que llevaba escuchando hace rato en la columna. En ese momento volvió Clarcky.

-Bah!! ¡que perdida de tiempo! solo había una gran pared de rocas y tonterías -a lo que Clarcky se refería con tonterías eran antigua y grandes piezas de lo que alguna vez fueron colosales estatuas.
-Chicos...-dijo mwezi entre dientes.
-Oh, es una lástima, yo creí que encontraríamos algo interesante. -dijo Siena.
-Creo que Akily tal vez si tenia algo de razón.
-No es cierto eso clarcky, el dijo que era peligroso -dijo siena.
-Chicos!!- insistió Mwezi.
-¡¿QUE?!-Dijo Siena.
-Tenemos que irnos...-dijo Mwezi de una manera sumisa.
-Oh esta bien, vamónos -aceptó la hermana de mwezi a regañadientes.

Siena saltó sobre la columna y esta comenzó a crujir más fuerte de lo normal.

-¿Y esto? ¡que interesante! ¡un árbol con sonido propio! -dijo siena sorprendida.
-Apresúrate Siena- dijo su hermana.
-¡Pero que actitud tienes hoy!.
-¡Ábranme un espacio que halla voy! -dijo Clarcky que salto antes de haber dicho la frase.
-Ahora creo que será más fácil el camino devuelta -comentó siena.

Primero fue siena quien saltó, esta como de costumbre casi se cae en el intento, cosa que fue motivo de gracia para el joven príncipe.

-¡Por que no lo intentas tu de una vez a ver quien ríe al último!- reclamó siena.
-Bien, pero solo lo haré para que veas como se hace- dijo el cachorro que comenzó a prepararse para dar el gran salto, pero mientras lo hacia la columna "pereció" moverse-Wow!!! jejeje que divertido.
-Clarcky muévete ¡Rápido! -dijo mwezi.
-Hay ya voy...que aburrida.

Clarcky saltó y cayó con aire triunfal frente a Siena, pero justo en ese momento Mwezi vio con terror como se abría una enorme grieta bajo sus patas. 

-Hay no!!!!-dijo aquily que ahora se encontraba en la orilla más cercana al centro.

-Chi-chicos...-fue lo único que pudo pronunciar Mwezi.

Bajo Mwezi la enorme columna colapsó y se hundió en cuestión de segundos, Mwezi desapareció de la superficie, ya no se veía nada más que agua intranquila donde habia estado Mwezi.

-¡¡¡Mwezi!!! -dijeron los cachorros.

Continuara....

Imagen del fic (lo hice yo  :o ):
Spoiler:
 si se ve un poco alargado es porque tube que cambiarle el tamaño

Espero que les guste  :D
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Oliver el Mar Jul 29, 2014 8:21 am

Me encanta como va el fic. Aunque pobre de Mwezi, gracias a los cachorros arrogantes ella murió...
[La imagen te quedo de lo mejor, hasta sé puede ver un sapo, como lo describes en el capítulo xD].



¿Y si algún día dejamos de soñar...
y todo se volviera una realidad?
La realidad de la vida que nos hace llorar.
Fecha de inscripción :
13/07/2014

Edad :
15

Localización :
En el mundo de los libros.

here's Oliver
avatar
Hides the past

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Miér Ago 06, 2014 5:46 pm

Gracias Dj, digo Nya, digo Nukany, quiero decir ¡Lyra! (se me enredo el teclado XD!!!), Te dedico a ti este capi y a Kiara                       .
__________________________________________________________________________________________________________
 
Continuación:
 
Mwezi vio pasar su corta vida delante de sus ojos, no tuvo tiempo de actuar, solo sintió como la fuerza del agua causado por la destrucción de la columna la atraía cada vez más al oscuro fondo, mwezi veía a su alrededor, solo conseguía ver escombros y como sobre su cabeza ascendían burbujas. La cachorra sentía que la embargaba una mezcla de terror y fascinación, era una vista agradable de apreciar pero la desesperación de no tener las patas en tierra firme y la sensación de asfixia producía en ella el impedimento de reaccionar, podía recordar todo: su madre, su hermana, su mejor amigo y de un momento a otro tubo la casi involuntaria empatía por akily pero eso poco importaba ahora, un trozo de piedra le había lastimado la pata durante la destrucción de la columna esto era más importante que lo demás para mwezi.
 Instintivamente comenzó a patalear en un intento de llegar a la superficie, el miedo se apoderó de la cachorra no podía evitar pensar en qué pasaría si no salía de allí viva.
 
En la superficie los cachorros sentían que el alma se les iba, vieron con desesperación como Mwezi había desaparecido.
 
-Mwezi!!!! ¡Mwezi!! -gritaba una y otra vez desesperada siena -¡Responde por favor!!
 
Akily ya se encontraba en tierra firme corriendo hacia una dirección que no estaba del todo clara para Clarcky, no dejaba de repetir para sus adentros que se diera prisa.
 
-Eh! ¿adonde crees que vas? -preguntó Clarcky.
-Oye tu cobarde!!! ¿vas a dejarnos?
 
Del agua apareció Mwezi pataleando y haciendo un esfuerzo por mantener la nariz fuera del agua, de pronto se sintió un temblor en todo el lugar, la columna al haber tocado fondo provocó un temblor, que a su vez provocó que se derrumbarán todos los escombros de la cueva que estaba más adelante.
 
-Mwezi nada hacia nosotros...¡vamos! tu puedes -dijo siena.
 
Pero la cachorra ya estaba cansada de patalear le era muy difícil moverse y abrirse paso entre aquella agua ahora en movimiento.
 
-¡¿Que no piensan ayudarme?!-gritó Akily.
 
Tanto Siena como Clarcky voltearon ante tal pregunta y pudieron ver con asombro como el pequeño Akily que era incluso menor que ellos empujaba con todas sus fuerzas y sin grandes resultados un tronco seco de un tamaño algo menor que mediano.
 
-¿Qué tramas? –dijo Clarcky mientras se dirigía en su ayuda.
-¡Sólo ayúdenme! –respondió el cachorro.
 
Siena y Clarcky corrieron hacia Akily lo más rápido que pudieron mientras Mwezi luchaba por respirar.
 
Akily estaba dando su máximo esfuerzo empujando el tronco con su cabeza, intentaba darle vueltas pero en cada giro que daba el tronco se atascaba. Pera él fue un alivio cuando siena y clarcky llegaron en su ayuda.
 
Con la fuerza de los tres al máximo, llevaron el tronco a la orilla ya allí Akily les habló a los otros cachorros:
 
-Ustedes sujeten este extremo del tronco, yo ayudaré a Mwezi a subir en el otro extremo.
-Ni lo pienses! Yo iré –dijo siena.
-Siena tu eres muy pesada…tu y mwezi se caerán al agua –explico Clarcky.
 
Siena miró fulminante a Clarcky pero acató órdenes y sujetó junto con él el tronco en la orilla derecha más cercana al medio, mientras Akily se incorporaba en el extremo opuesto.
 
-Mwezi dame la pata…-dijo el cachorro mientras extendía su pata.
 
Estas palabras resonaron en Mwezi quien solo tenía la nariz en la superficie intento acercarse a la voz, su pata lastimada le impedía nadar con fuerza.
 
-Mwezi tu puedes…ya casi llegas.
 
La cachorra pudo acercarse a la voz, logró sacar la cabeza e intentar estirar la pata, pero al percatarse de que se trataba de Akily la retrajo con un sobresalto.
 
-¡Solo dame la pata! –gritó Akily.
-¡Mwezi dásela!- grito Clarcky –El tronco comienza a ceder…
 
Mwezi le dio la pata a Akily y este para intentar subirla más rápido la agarró por el pezhueso.
 
-Bien hecho Akily, ahora vuelvan ¡rápido! –dijo Clarcky.
 
Akily ayudó a Mwezi a llegar al otro extremo, cuando llegaron hasta allí Mwezi aun tosiendo se dejó caer en la tierra, todo su pelaje estaba empapado y chorreando agua, formando un pequeño charco de barro. Akily se sentó al lado de la cachorra mientras suspiraba, su corazón aun palpitaba con fuerza.
 
-Uff! ¡que susto! ¿Te encuentras bien Mwezi? –dijo Siena.
 
La cachorra no respondió, la tos le impedía hablar todavía.
 
-¿Todos se encuentran bien verdad? –dijo Clarcky.
 
Mwezi levantó la cabeza y lo miró.
 
-¿Tu qué crees?–dijo Mwezi con una voz baja, ronca y con carraspera.
-Bien, todos a salvo, eso es lo bueno –dijo Akily con una sonrisa.
-¿Te parece gracioso? –preguntó Siena.
-No, es solo que estoy casi seguro de que cuando seamos adultos recordaremos esto y nos reiremos.
-Yo no, estoy casi segura de que no-dijo Mwezi aun echada y con carraspera.
-¿Y ahora que le decimos a los mayores? –preguntó Clarcky.
-¿La verdad? –dijo Akily.
-¡¿Estás loco?! Nos castigarían de por vida –dijo siena.
-Pero ¿cómo piensas ocultar eso?-dijo Akily señalando la pata herida de Mwezi.
-Solo se discreta y has como si nada…hablando de eso ¿te duele?-dijo la cachorra a su hermana.
-Pues…-dijo Mwezi dudando, hubiera dicho que no, pero si le dolía –Un poco.
-Bueno no se ve mal-comentó el pequeño príncipe.
 
Clarcky movió sus orejas, había captado un sonido, acto seguido los otros cachorros hicieron lo mismo, era un sonido grave y bajo, no era un gruñido ni un ronroneo, era un sonido difícil de clasificar, constante y audible era un llamado.
 
-¡Las cazadoras volvieron! Mi madre me llama –dijo Clarcky con entusiasmo en su voz- ¡Vamos, es hora de comer!
-¡Si! ¡Espérame! –respondió Siena que se fue corriendo tras el.
 
Akily se quedo sentado al lado de Mwezi, sin decir nada. La cachorra se incorporó y se disponía a irse cuando recordó algo.
 
-Esto…gra-gracias –dijo la cachorra con voz baja.
 
Akily abrió la boca para decir algo, pero no logró decirlo pues a lo lejos se escucho gritar a siena.
 
-¡Mwezi! ¡Ven!-decia la voz de siena.
-¡Ya voy!-Respondió Mwezi mientras se encaminaba con un trote suave y torpe cojeando un poco, aun chorreando unas cuantas gotas de agua y con sus patas enlodadas.
 
Akily suspiró y caminó cabizbaja y lentamente hacia donde estarían las leonas, se sentía alegre porque todo había salido bien, pero tenía aun un sensación de inquietud, no sabía porque pero la tenía, tampoco estaba entusiasmado por el hecho de que las leonas volvieran de la cacería ¿Por qué emocionarse con la comida si solo te tocan las sobras? Y no solo eran sobras, era lo que le correspondía a su madre quien dejaba de comer para que este tuviera un bocado, eso no la hacía sentir para nada alegre.
Al llegar vio a su madre con una cara llena de tristeza, las demás leonas la miraban renuentes, aun así el cachorro corrió alegre hacia ella ronroneó y rozó todo su cuerpecito con la pata de su madre de una manera muy felina, a la leona se le iluminaron los ojos y comenzó a lamer a su tan querido hijo.
 
La conmovedora escena duró poco cuando una de las leonas se acercó a  Akily y a su madre.
 
-Ten –dijo la leona de una forma fría y con desdén soltando en el suelo un pequeño trozo de carne de la mitad de tamaño que Akily- Es tu parte.
 
-¡¿Qué?! ¿Solo esto? ¡Eso no es justo Dhuala!.
-Tienes razón, no es justo, si fuera por mí no te tocaría nada.
-¡Exijo hablar con Géminis!
-¡Ja! ¿la reina hablando con alguien de tu categoría? Me alegro de no vivir en un mundo así-dijo Dhuala.
 
La madre de akily sentía mucha ira y enojo en ese momento, de manera que casi sin darse cuenta sacó las garras, algo que no pasó desapercibido por Dhuala.
 
-Será mejor que no estés pensando en lo que creo que piensas –dijo Dhuala mostrando los dientes.
-Un momento…cálmense, Dhuala ¿Por qué razón le dejas tan poca ración? –Pregunto Camala, que era seguida por siena y Mwezi que se mantenía a distancia para evitar que notarán algo extraño.
-¡Porque por culpa de ella casi perdemos nuestra presa!-dijo Dhuala.
-En ese caso me parece algo justo Porcia-dijo Camala con la misma serenidad de siempre.
-El íbice me pateó ¿Qué esperaban que hiciera? ¡Exijo ver a Géminis!-respondió Porcia aun si retraer las garras, ella sabía bien, que quien repartía la presa no era Géminis sino Dhuala que era la que estaba segundo al mando.
 
Dhuala se dispuso a gruñir y de no ser por lo que pasó a continuación se hubiera abalanzado sobre Porcia.
 
Lo que había ocurrido era que Lear se dispuso a comer, que como siempre era la mayor parte de la presa, cuando hicieron aparición Kaede y Kaizer.
 
Géminis se dirigió a Kaizer.
 
-¿Pero se puede saber que haces tú aquí?-dijo Géminis a su esposo.
 
Kaizer siguió caminando sin casi prestarle atención a Géminis, solo llegó a decirle:-Mantente fuera de esto Gém…
 
-¿Kaede que hacen aquí?-dijo Dhuala.
 
Kaede ignoró el comentario o tal vez no lo escuchó pero se sentó un poco distanciado de Kaizer, que ahora se encontraba al lado de Lear.


Lear no se había percatado de la presencia de los dos machos jóvenes, hasta que Kaizer estuvo lo suficientemente cerca como para darle un zarpazo.


- ¿Qué haces aquí león insolente? –Dijo Lear que al parecer todos los demás le parecían insolentes aun sin soltar el gran trozo de carne que tenía en sus patas.
 
Kaizer solo sonrió y en movimiento rápido le arrebato el trozo de carne de Lear y lo arrojó no muy lejos, todo se quedaron en shock incluyendo a Lear quien se levantó de golpe, tenía una mirada que inducía temor y las garras extendidas.
 
-Quiero que prestes atención a lo que voy a decir –dijo Kaizer sin grandes dificultades, no mostraba el menor signo de miedo o nervios, ni siquiera respeto – Manada ¿les parece esto justo? Día a día tenemos que postrarnos ante este viejo. Trabajamos para el ¿y que recibimos a cambió? Nada, una boca más que alimentar y que además se lleva la mejor parte, ¿acaso es un líder amable, valeroso y cuida el territorio? No, es indiferente a todo lo que nos pasa, a nuestro dolor, nuestro valor…-Kaizer hizo una pausa para mirar con atención a su público aun en shock, sus ojos se posaron en Porcia- Nuestras pérdidas, y me doy cuenta de que todo esto debió ocurrir hace mucho tiempo atrás…
-¡¿Pero se puede saber de qué rayos estás hablando?!-Bramó Lear que no podía contener su enojo.
-¿Qué no lo entiendes viejo tonto? ¡Te estoy retando! Es hora de que yo me haga cargo y tu….-Kaizer no pudo continuar su oración pues Lear le había propiciado un zarpazo en el rostro, Kaizer quedó tendido en el suelo por la fuerza del golpe.
-¡Debí deshacerme de ti hace años! Pero ahora llegó tu hora-respondió Lear, que ahora dibujaba círculos alrededor de Kaizer.
 
Géminis miraba consternada la escena ¿Qué debía hacer? No podía meterse en la pelea, no lograba digerir lo que estaba pasando, sus patas temblaban, sentía que todo daba vueltas a su alrededor.
 Las demás leonas estaban es una posición parecida, no sabían qué hacer ni que decir, tanto Camala como Porcia mantuvieron cercanos a sus respectivos cachorros por lo que pudiese ocurrir.
Kaizer se incorporó y sacudió su melena, estaba dispuesto a la pelea por más dispareja que fuese, quería el puesto de Lear y no renunciaría a él pasase lo que pasase, era el momento, se sentía la tención en el aire, nada más que una lucha se libraría y el más desastroso de los resultados se esperaría ese día,  ambos leones se enfrentaron en lo que sería la última lucha de uno de los dos.
Ambos oponentes estaban indispuestos a huir, la lucha más que por poder, más que honor era por desprecio mutuo. Lear peleaba con todas sus fuerzas, pero su fuerza lo abandonaba poco a poco, Kaizer se levantaba en cada caída y volvía arremeter, el cansancio se apoderaba poco a poco de los leones, Kaizer por un lado no tenía suficiente fuerza y Lear por otro lado sentía un desgarrador dolor en sus huesos.
Era el final, el último golpe, el golpe triunfal, ambos se miraban fijamente y arremetieron al mismo tiempo, Kaizer haciendo goce de su rapidez dio un zarpazo que fue totalmente y peligrosamente certero, Lear cayó muerto. 


Continuará....


Espero que les guste y espero que comenten, y Rugidos!!!!!!  Zira2  
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Wayra el Vie Ago 08, 2014 8:47 am

Me ha gustado tu forma de narrar y la historia es muy interesante, la pelea entre Kaizer y Lear ha sido realmente fantastica, lo he sentido todo a la perfección. Eres una buena prosista, y sabes como transmitir sentimientos con sencillez.
¡Espero traigas más pronto! Estoy deseando de saber la continuación. A ver que ocurrirá ante esta triste escena.
Fecha de inscripción :
07/08/2014

here's Wayra
avatar
Adolescente

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Vie Ago 22, 2014 6:32 pm

@Wayra escribió:Me ha gustado tu forma de narrar y la historia es muy interesante, la pelea entre Kaizer y Lear ha sido realmente fantastica, lo he sentido todo a la perfección. Eres una buena prosista, y sabes como transmitir sentimientos con sencillez.
¡Espero traigas más pronto! Estoy deseando de saber la continuación. A ver que ocurrirá ante esta triste escena.
Hay Way!! me halagas (y más vienen do de ti, tu eres mejor prosista que yo!) Bueno como es mi costumbre este fragmento es dedicado para ti  :D . Es un fragmento muy corto (tal vez mucho) y lo lamento, también lamento no haber traido otro capitulo antes, ya se que con lo que me tardé debió haber sido un capitulo largo  😢 .Pero aquí esta, representa principalmente los sentimientos de Géminis:

Géminis derramó una lagrima, era su padre, no le quería ni apreciaba, su dolor no fue el mismo que sintió cuando murió su madre, ni tampoco el que hubiera sentido si Clarcky hubiera muerto, ni el dolor que hubiera sentido si uno de sus amigos hubiera muerto, sintió el dolor de alguien que presencia la muerte de alguien que no conoce, pero el dolor de Géminis más que por que su padre murió fue porque el asesino había sido su pareja el que ella creía que amaba.
 
Las demás leonas miraban con recelo a Kaizer, especialmente Porcia, si Lear en un momento quería matar a Akily ¿que podría esperar de este león joven que nada sabe de la vida? Porcia presentía el desastre llegar a la manada.

Kaizer permaneció indiferente a lo que demostraba el rostro de Géminis y las demás leonas, se acercó a su antiguo líder, Lear yacía en el suelo sin ningún signo de vida, el joven león pateó el cuerpo para asegurarse de que el viejo león estuviera realmente muerto.

-¡¿Qué crees que haces?! ¡¿No tienes el menor respeto ante el líder caído?! –Bramó una de las leonas.

Kaizer no mostró signos de enojo, lentamente caminó hacia las leonas, estando frente a ellas las miró a todas y habló:

-Que dé un paso al frente la que ah hablado –dijo Kaizer.

Las leonas se miraron unas a otras, Géminis junto a Dhuala observaba la situación a una corta distancia, no se les ocurría quien podría haber sido.
Ante  un corto momento no pasó nada Kaizer sonrío y se dio la vuelta.

-Lo sabia –dijo para sí mismo el joven león.

-¡Estoy aquí! –dijo para asombro de todos los presentes la joven Dala, una joven leona que apenas había superado la adolescencia leonina.

-¡Dala! –Dijo Dhuala entre dientes -¿Qué crees que haces? ¡Vuelve a tu lugar inmediatamente!

-¡No hermana! Me pidieron que diera un paso al frente y es lo que estoy haciendo ¡no soy una cobarde! –Respondió Dala.

Dhuala estaba visiblemente preocupada por su hermana menor, no sabía lo que Kaizer podría hacer.

-Tranquila –le murmuró Géminis a su amiga.

Kaizer se volvió a la joven con una sonrisa sarcástica.

-¿Le doy risa? –desafió la joven al nuevo líder.

-¿Y que tenemos aquí? Una leona con carácter…cuanto potencial.

-¿Potencial? –preguntó Dala.

-Si potencial desperdiciado, eres una cazadora ¿no? –dijo Kaizer.

-Si –respondió la leona con enojo.

-Kaizer ¿A dónde quieres llegar? –Preguntó una Géminis con voz débil y entristecida.

-Jajaja…a ningún lado, a ningún lado. Y ¿tú tenías algo que decirme?- Preguntó Kaizer aun con tono burlón, estaba casi totalmente seguro que la joven Dala diría nada.

-Si –respondió con determinación – Tenga un poco más de respeto ¿quiere? Porque cuando usted muera seré la primera en patear su cuerpo y le aseguro que solo seré la primera de una larga fila- Afirmó Dala casi en un gruñido.

Lentamente un murmullo se extendió sobre las leonas hasta llegar a ser perfectamente audibles palabras como “está loca” o “tiene razón” o incluso palabras como “yo seré la segunda”.

-¡Silencio! –Se impuso Kaizer –Tu Dala, si es que te llamas así, regresa a tu puesto inmediatamente.

-Si señor –fue lo único que se escucho de la joven leona.

Géminis ya no soportaba la situación, quería gritar, llorar, correr, huir, todo al mismo tiempo, pero ¿Qué pensaría su manada? ¿Acaso aceptarían como líder a una leona que no soporta la presión? Seguramente no, la manada del templo no era conocida por ser amable y compasiva con sus propios líderes. 

-Desde ahora yo soy el rey- comenzó a decir Kaizer- …y tendrán que seguir mis órdenes ¿entendieron?

Las leonas asintieron de mala gana, todas menos Dhuala y Géminis.

-Y como es de esperar ustedes tienen que obedecerme a mi ¡y solo a mí! –prosiguió Kaizer.

-Si majestad –se escuchó la respuesta por parte de las leonas.

-¿Disculpa? ¿Cómo has dicho? –Interrumpió Porcia -¿Solo a ti? Reina Géminis…su padre ha muerto ¿Qué debemos hacer? –preguntó Porcia haciendo caso omiso a lo dicho por Kaizer.

-¡Sí! ¿Qué hacemos reina Géminis?-Dijeron otras leonas.

La recientemente ascendida reina no había prestado atención alguna a la conversación, estaba inmersa en su propio mundo tratando de comprender y aceptar su compañero era el nuevo líder y que muerto su padre ella era nada más y nada menos que la indiscutible reina, sus acciones sería consecuentes para el futuro de su manada, ¿Qué tendría que decir? ¿Qué haría ahora? ¿Qué sabía su compañero sobre ser líder?

Todas estas preguntas atormentaban a Géminis hasta que reaccionó cuando vio que todas las leonas se dirigían hacia ella con la misma pregunta de antes, estaba rodeada por la manada, los cachorros estaban escondidos entre las patas de las leonas, Kaizer y Kaede se encontraban delante de Géminis, Dhuala y Dala se encontraban a su lado, todos mirando Géminis con atención esperando sus palabras.

Géminis estaba asustada no sabía que decir, su raciocinio la abandono junto con su valor, sus patas estaban inmóviles y pesadas lentamente comenzó a retroceder y en un arranque de temor Géminis salió corriendo dándole un empujón a Kaizer, la leona se adentró en el templo, la oscuridad le propiciaba abrigo, seguridad y confort a su confundida mente, se aseguró de que no hubiera nadie y dejó que sus lagrimas corrieran libres, en la oscuridad Géminis no se sentía cohibida de mostrar lo que realmente sentía.


***

Pero para compensar lo corto del capítulo traigo unas imágenes de algunos de los personajes que han salido hasta ahora (todas son re coloraciones de autores anónimos)  

"Géminis":

Lear:


"Kaizer":

Porcia:

"Kaede":

Después traigo más, y ¡es hora de las preguntas a los lectores! XD!!! ¿Que les pareció la actitud de Kaizer? ¿Y la de Géminis? ¿Creen que Dala es valiente? XD!!! Lamento incomodarlos con tontas preguntas, pero es que me divierte  :lol: .

Saludos y Rugidos!!!!!  Zira2
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Wayra el Sáb Ago 23, 2014 10:20 am

Muchas gracias por la dedicatoris :D En serio te lo agradezco.
Ahora..Antes de decir nada sobre este capítulo,bte digo sobre el anterior. Se me olvido decirlo en el comentarib pero comencé a aborrecer a Mwezy, Clark etc por cuando trataron de ese modo a Akili. Sé que es por la cultura de su manada, es decir son cachorros y toda su vida han visto repudiar a las clases bajas del clan pero, de verdad pensé cuando leí la parte en que salvaba Mwezy, "Para que le traten con asco ahora. :evil: " Espero a partir de ahora le traten con repesto...
El actual ha tomado un giro que no imaginaba. A pesar que ya dijiste que Lear murió no me imaginé una reacción tan sumisa por parte de las leonas(al menos algunas ya que otras lograron reducirle a lo que vale su persona DX) Me gusto tu originalidad al hablar de Gérmini. Fuiste muybrealista, es obvio que ella no amaría a su padre, jamás lo había hecho, ¿acaso tenía que arrepentirse de sus actos, de no haber amado a un mal padre luego de su muerte? Eso no suele ocurrir por mucho que lo pongan en algunas películas. Es normal sentir un dolor diferente.
Me agradó la última frase, es una buena forma de acabar el capi
¡Suerte!
Pd. Aprovecho que estoy con mis compañeros de habitación en ella para dejarte un comentario.
Fecha de inscripción :
07/08/2014

here's Wayra
avatar
Adolescente

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Jue Ago 28, 2014 9:53 pm

@Wayra escribió:Muchas gracias por la dedicatoris :D En serio te lo agradezco.
Ahora..Antes de decir nada sobre este capítulo,bte digo sobre el anterior. Se me olvido decirlo en el comentarib pero comencé a aborrecer a Mwezy, Clark  etc por cuando trataron de ese modo a Akili. Sé que es por la cultura de su manada, es decir son cachorros y toda su vida han visto repudiar a las clases bajas del clan pero, de verdad pensé cuando leí la parte en que salvaba Mwezy, "Para que le traten con asco ahora. :evil: " Espero a partir de ahora le traten con repesto...
El actual ha tomado un giro que no imaginaba. A pesar que ya dijiste que Lear murió no me imaginé una reacción tan sumisa por parte de las leonas(al menos algunas ya que otras lograron reducirle a lo que vale su persona DX) Me gusto tu originalidad al hablar de Gérmini. Fuiste muybrealista, es obvio que ella no amaría a su padre, jamás lo había hecho, ¿acaso tenía que arrepentirse de sus actos, de no haber amado a un mal padre luego de su muerte? Eso no suele ocurrir por mucho que lo pongan en algunas películas. Es normal sentir un dolor diferente.
Me agradó la última frase, es una buena forma de acabar el capi
¡Suerte!
Pd. Aprovecho que estoy con mis compañeros de habitación en ella para dejarte un comentario.
 Jejejejeje si, a mi tampoco me están agradando mucho cuando escribí que despues de salvar a Mwezi los demás hicieron eso yo me dije ¡¡No lo puedo creer!! que malos niños son!! XD!!!
Bueno, estoy aquí a las 10:30 pm de la noche y mi madre enojada (supongo que sabrán porque ¡y no se lo reprocho!) pero aquí esta!! algo corto pero aquí esta!! (se me hace algo díficl escribir los capis en la semana, pero seguro les traigo otro en el fin de semana c:)

Géminis perdió la noción de cuánto tiempo había estado llorando, pera ella parecía una eternidad, pero no sabía qué hacer  ¿su manada la consideraría una cobarde? ¿una cachorra mimada?
 
Le leona meditaba todo esto mientras miraba la pared formada de escombros y restos de estatuas frente a ella, entre tan intrincada formación no atravesaba ni el más mínimo hilo de luz hasta que sus sentidos le advirtieron la presencia de alguien, escucho unos pasos, Géminis agudizó sus oídos, no quería que nadie la molestara por lo menos podrían respetar su privacidad pensó la reina.
 
-¿Mamá? ¿Mamá estas aquí? ¿Mami? –decía la voz de un cachorro.
 
-Clarcky…-susurró la leona que se encontraba de espaldas hacia él.
 
El cachorro ante la confirmada presencia de su madre corrió hacia donde se encontraba arrinconada la leona y se echó en sus patas, Géminis intentó mirar hacia otro lado, no quería que su cachorro la viera llorar.
 
-Mami ¿te encuentras bien? –preguntó el cachorro.
 
-Sí, sólo estoy algo triste cariño –respondió Géminis con voz quebradiza.
 
-¿Por qué? ¿Alguien te hizo daño? Si fue así yo te protegeré –dijo un envalentonado cachorro.
 
-No, no cachorro, al menos no físicamente.
 
-¿Es porque el abuelo perdió? –continuó el cachorro.
 
Géminis no sabía que decir ¿Cómo podría decirle a su propio hijo que no quería a su abuelo? “Pensará que soy un monstruo” dedujo Géminis.
 
-Si…algo así –dijo la leona.
 
-No te preocupes mami ¡¡Ya verás que el abuelo despierta!! Ya lo eh visto muchas veces, el duerme y luego…
 
-No Clarck…-Interrumpió Géminis a su hijo ahora confundido, pues nunca le había llamado por su verdadero nombre, siempre lo había hecho por su diminutivo- no despertará esta vez…nunca más.
 
-¿Nunca?
 
-Nunca más, nos ha dejado solos.
 
-No lo entiendo mamá ¿Cómo es que nunca despertará?
 
La leona suspiró, no estaba de ánimos para  explicarle a su hijo la situación.
 
-Mira hijo, tu abuelo ha muerto, se ha ido para siempre, todos dejamos el mundo algún día, incluso tu y yo, en su momento a todos nos llega el momento de partir.
 
El cachorro permaneció callado un rato, le causaba terror pensar que un día su madre no estaría con él, que lo abandonaría, que nunca más hablaría con ella. De estos pensamientos surgió una duda, cuando eso ocurriera ¿la volvería a ver?
 
-Y… ¿lo volveremos a ver? Al abuelo ¿lo volveremos a ver? –preguntó el cachorro.
 
Géminis sinceramente no estaba segura si quería volverlo a ver, le daría vergüenza o tal vez coraje, no lo sabía pero estaba segura de que no le gustaría volverlo a ver, pero ante tales ideas llegó a ella una inquietud, sin saber el porqué de la sensación, Géminis la hizo a un lado y siguió hablando.
 
-No lo sé cachorro…quisiera saberlo, pero no lo sé – explicó Géminis.
 
El cachorro se limitó a bajar las orejas con decepción, guardó silencio y meditó la situación.
 
-Mamá…yo no quería al abuelo-dijo el cachorro como si hubiera dicho una confesión – pero lamento que se haya ido… ¡lo lamento de verás!
 
-Te creo cariño te creo –dijo Géminis en un intento por calmar a su ahora sobresaltado hijo.
 
-¿Crees que soy malo? –preguntó el cachorro mientras una lagrima se derramaba en su mejilla.
 
-No, nada de eso, eres más que bueno, eres inocente y algún día serás un mejor líder, incluso mejor que yo –Explicó la leona con un tono maternal y reconfortante.
 
“Inocente” esas palabras retumbaron en lo más profundo de su ser, Clarck ni siquiera estaba seguro de serlo.
 
-No mamá…no –Clarcky se mordió la lengua, no diría nada.
 
-No ¿qué?
 
-No, ¿ah?–Clarcky pensó detenidamente lo que diría a continuación, ya había decidido no decir lo que atormentaba su conciencia- yo quería decir que no ¡seré mejor líder que tú! Tú eres la mejor.
 
-Lo dudo cachorro –dijo una Alicaída Géminis.
 
-¡Es verdad! Al menos no estás gritando.
 
-¿Gritando?
 
-¡Sí! Papá está allá afuera y desde que te fuiste no ha dejado de gritar y dar órdenes ¡Que incordio! Molesta mis oídos, y los de Mwezi, Siena y Akily, ¿Harás algo verdad?
 
Géminis suspiró con fastidio ¿Qué podría hacer ella frente al nuevo “Rey”?
 
-¿Qué podría hacer yo?
 
El cachorro rió, le causaba gracia lo dicho por su madre.
 
-¿De qué hablas mami? ¡Si tu eres la líder! Mi abuelo te entrenó para esto o eso creo.
 
Una chispa se encendió en Géminis, una chispa de razón, de inteligencia, de valor y sobretodo de Coraje, ¡Era hora de enfrentar lo que le correspondía!
 
-Que chico tan listo –le dijo a Clarcky con una gran sonrisa mientras ponía su pata en la cabeza –Ven cachorro, es hora de salir de aquí –dijo mientras se levantaba.
 
-¡¡Siii!!
 
Ambos, madre e hijo salieron de las ruinas con paso solemne, Géminis tenía una mirada decidida, las orejas hacia adelante erguidas y su cola se movía de un lado al otro cual latigazos. Y a su lado estaba el joven Clarck con una sonrisa picara, ojos que destellaban orgullo y emulando las poses de su madre.
 
Kaizer estaba frente las leonas mientras devoraba toda la presa cazada que “tendría” que haber durado al menos tres días.
 
Todas las leonas miraron a Géminis ahora a unos pocos metros, tenía los ojos rojizos por llorar.
 
-Reina Géminis –murmuró Porcia mientras se dirigía hacia ella sumisa.
 
Este movimiento alertó a Kaizer.
 
-Eh tu ¿A dónde crees que vas? –dijo Kaizer.
 
Porcia paró en seco y se devolvió hacia Akily.
 
-Ah cariño…volviste eh jejejeje ¿Por qué las lagrimas? –dijo Kaizer en tono burlón cuando se percató de que su compañera estaba allí.
 
Géminis sin desviar su vista acusadora de Kaizer le murmuró algo a Clarcky:
 
-Ve a jugar con tus amigos y no vuelvan en un rato.
 
-Pero…
 
-Haz caso.
 
El cachorro asintió pues no se atrevió a replicar y acto seguido se fue corriendo mientras hacía señas a Mwezi y Siena de que lo siguieran.
 
-Eh ¿te pasa algo? –preguntó Kaizer.
 
-¿Cómo te atreves? –fue lo único que dijo su compañera sin cambiar de actitud.
 
Algo había cambiado en Géminis, esa “Chispa” no solo le había dado valor que podría haber parecido irracional para cualquier otra leona, sino que le hizo recordar todos esos años anteriores, ella era la “reina” desde mucho antes, dirigía la caza, a las leonas, ella paraba las constantes peleas entre Porcia y Dhuala, defendió los cachorros de las demás leonas, y ahora defendería (aunque no quisiera) el honor y la dignidad de su descendencia, enorgullecería a su madre y era la Legitima Reina y eso demostraría.
 
-¿Cómo me atrevo de qué? ¿Eh? ¿Estás loca? –Preguntó Kaizer en tono desafiante.
 
-Jamás me llames loca ¿entendiste? En todo caso si alguien se volvió loco aquí eres tú.
 
Más atrás de la pareja de líderes estaba Dhuala, con seria consternación y dijo para sus adentros “Por el amor a Hekalu, Géminis ten cuidado”.
 
-Ten cuidado con lo que dices ¿se te olvidó que yo soy el rey? –dijo Kaizer.
 
-¡¿Y a ti se te olvido que yo soy la reina?! Escúchame bien y que quede claro que aquí la única que tiene derecho a mandar a callar a alguien y ordenar a los demás soy ¡Yo!
 
-¿De que rayos estás hablando Géminis? ¡¡Yo gané ese derecho en batalla justa!! –gritó Kaizer mientras daba una mirada rápida a Kaede esperando su apoyo.
 
-¡¡Y Yo tengo esos derechos desde mi nacimiento!!
 
-Tiene razón –se escuchó el comentario de parte de Dhuala.
 
-¿Y tú que pintas aquí? –Dijo un Kaizer enfurecido
.
 
-¡Como segunda al mando de la cacería tengo derecho a Hablar y a opinar con la realeza! –Explicó Dhuala mientras daba una mirada llena de furia a su pareja Kaede- Géminis es la digna reina y tiene todos los derechos.
 
-Y como Reina y tu pareja por si se te olvidaba, aunque me cueste admitirlo compartimos los derechos.
 
-Pero –insistió Kaizer.
 
-¿Entonces estas retando mis palabras? ¿Dudas de mi conciencia? No sabes en lo que te estás metiendo –interrumpió Géminis a Kaizer mientras señalaba a todas las leonas ahora mirando acechantes Kaizer.
 
Mientras todo esto ocurría Porcia apartó a su cachorro de las demás leonas.
 
-Escucha Akily ve a jugar a otro lado y no vuelvas hasta que escuches que te llame ¿entendiste?
 
El cachorro asintió y se fue al encuentro de “sus amigos” que se encontraban a la sombra de una estatua inclinada y enterrada en gran parte bajo tierra.
 
-Hola chicos…ah Mwezi ¿Cómo está tu pata?
 
-Eh –dijo Mwezi mirando su pata trasera –mejor…creo.
-¿Ustedes saben lo que está pasando?
 
-Mi mamá dice que el abuelo Lear murió y que nunca más despertará –dijo Clarcky.
 
-¿Cómo que nunca más despertará? Siempre lo hace –dijo Siena.
 
-Pero eso es lo que dijo mi mamá.
 
-Hablando de tu mamá ¿Qué está haciendo? –preguntó Mwezi.
 
-No lo sé, pero esto va para un largo rato –dijo Clarcky mientras miraba como discutían su madre y padre.
 
-Bien ¿y sigue explicándome eso de que Lear no despertará? –siguió preguntando Siena.
 
-Pues que murió –volvió a decir Clarcky.
 
-¿Pero por qué murió? –Dijo Mwezi.
 
-Ah –suspiró Clarcky –no lo sé, debió ser por culpa de papá.
 
-¿Tu viste lo que le hizo tu padre a Lear? –preguntó Siena.
 
-No…yo cerré los ojos, no quería ver nada –dijo avergonzado Clarcky -¿y tú?
 
-No yo también los cerré ¿Qué hay de ti Mwezi?
 
-¿Por qué tendría que decírtelo?
 
-¡Porque soy tu hermana mayor! –Gruñó Siena a su hermana.
 
-¡No eres mi hermana mayor! ¡Nacimos el mismo día! –Mwezi se levantó y se dirigió hacia su hermana con cierta cojera.
 
-Pero yo nací minutos antes que tú.
 
-¡¡Ya basta!! Cállense las dos, da igual quien nació primero la pregunta era si ¡¡ ¿alguien de aquí vio que fue lo que hizo mi madre a mi abuelo?!! –dijo Clarcky separando a las cachorras, evidentemente Mwezi estaba de mal humor, algo muy poco común en ella.
 
-Pues no, no vi nada cerré los ojos –dijo al fin Mwezi.
 
-Yo tampoco vi nada, todo ese tiempo estuve mirando el horizonte- explicó Akily.
 
-Ah ¿Por qué no me sorprende? –dijo con ironía Siena.
 

***

Uff!! si lo sé, son muchos diálogos, pero la verdad es que los creí esenciales c: , como dije antes haré un esfuerzo por traer más largo en el fin de semana.

Rugidos y gracias por leer!!!!  Zira2


Última edición por Bhati el Dom Sep 07, 2014 6:50 pm, editado 1 vez
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Wayra el Vie Ago 29, 2014 5:32 pm

Está lindo el capi. Los chavos no hacen méritos para que les tomes cariño XD Bah, no...
Me ha agradado la forma en que Géminis ha plantado cara a la pareja.
No sé qué decir más. Es cierto que el capi contiene bastantes diálogos pero, más que empobrecer, enriquece las personalidades de cada personaje, en especial si narras en tercera persona.
Espero continues.
Fecha de inscripción :
07/08/2014

here's Wayra
avatar
Adolescente

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Dom Sep 07, 2014 7:13 pm

Hola amigos!! lamento no haber traído un capitulo antes (en mi casa solo hay una computadora y yo tengo a mi hermano, a mi papá que trabaja con ella y mi tío que siempre nos visita, así que... además de que estuve distraída con algunos one-shots en mente, así que disculpenme) También tengo que disculparme por otra cosa, como verán el escrito anterior terminó de una forma algo abrupta y no me gustó como quedó, además de que lo de Mwezi lo tuve que editar para que quedará mejor así que imaginen que quedó en lo que dijo Siena (lo siento mucho, no volverá a pasar, es que así sentí que quedaba mejor)

***

-Ah ¿Por qué no me sorprende? –dijo con ironía Siena.
 
-Oigan ¿no quieren ir a mi lugar genial? De verdad que es fantástico –Dijo Akily esperanzado.
 
-Ah ¿otra vez con eso? –Dijo Siena con fastidio, por lo visto dispuesta a empezar una nueva discusión.
 
-¡Eh! Hagan silencio… ¿escucharon eso? –Preguntó Clarcky
 
Todos los cachorros agudizaron sus oídos…Silencio.
 
-Ya empiezas a imaginar cosas –Dijo Siena
-No es cierto, ¡¡¡yo escuche algo!!! Estoy seguro–Respondió Clarcky.
 
-Si ¿cómo no?, de paso tú crees que eres perfecto –Insistió Siena, ella estaba segura de lo que decía.
 
-Mira Siena ¿Por qué mejor no cierras la boca? –Gruñó  Clarcky.
 
-Grrrr ¿sabes lo mucho que te pareces a tu padre?
 
-¡No es cierto! ¡Mentirosa! –Clarcky se acercó a Siena.
 
-¡Eh basta! Ahora yo escuché algo –Gritó Akily.
 
Los cachorros miraron incrédulos a Akily, incluso Clarcky nada de lo que él decía tenía que ser estrictamente cierto ¿por qué creerle?
 Aun así se hizo el silencio necesario como para que esta vez todos escucharan un ruidito débil y sigiloso, un aleteo.
 
-Bien Clarcky no está loco ¿pero qué es eso?- Preguntó Siena mirando hacia todos lados.
 
-Ah creo que es un pájaro –dijo Akily.
 
-¿Y? ¿Qué importa lo que tú creas? – Preguntó Siena.
 
-Yo solo daba mi opinión –Murmuró Akily mientras encogía sus hombros logrando parecer de un tamaño menor al que realmente era.
 
-No necesitamos tus torpes opiniones –Prosiguió Siena indiferente ante la actitud de Akily.
 
-Pero yo creo que si es un pájaro –Explicó Akily mirando el suelo.
 
Akily siguió mirando fijamente el suelo, sus ojos comenzaron a humedecerse y sentía un nudo en su garganta.
 
-Hay ¿no me digas que vas a llorar? – Preguntó Mwezi con una voz ni burlona ni despiadada solamente dura.
 
-Tan grande y llorando ¡ha! ¡Eso demuestra lo que vales! –Dijo Siena alentada por el comentario de su hermana.
 
-Siena…-dijo Clarcky entre dientas con tono de regaño.
 
Una lagrima cayó seguida por otras en la arena, el cachorro se dio la vuelta, no quería que lo vieran llorar, intentaba desesperadamente dejar de llorar e hiperventilar. Al ver que el cachorro de baja clase le daba la espalda Siena tembló de coraje, nadie le daría la espalda.
 La cachorra se paró frente a Akily solo para encontrarse con unos ojos llenos de lagrimas y unas patas temblorosas, algo que solo podría dar lástima o mínimo pena. Pero Siena era diferente, para ella las bajas clases no sienten pena solo fingen y debido a eso no se les puede tratar como alguien normal, o eso es lo que le había enseñado su madre.
-¡¿Cómo te atreves a darme la espalda?! –Le soltó en cara al pequeño Akily una Siena enfurecida.
 
-Yo –yo…-Akily solo pudo tartamudear, el llanto le impedía hablar bien. Retrocedió ante la actitud de Siena.
 
-¿Qué no sabes ni hablar? –Siena siguió caminando hacia él.
 
El cachorro no podía responder, en cambio lloró aun más, lloró como nunca como si eso lo hiciera sentir mejor. Pero la verdad es que si lo hacía sentir mejor, podía liberar mucha presión y tristeza, pero para los demás cachorros eso no era más que un acto patético.
 Clarcky en un intento para evitar que Siena continuara decidió irse.
 
-Vayámonos a otro lado –dijo al fin Clarcky.
 
Mwezi permaneció echada en una pequeña roca y Siena siguió mirando Akily hasta que se fue caminando detrás de Clarcky.
 A pesar de todo Akily no quería seguir solo, soportaría cualquier cosa para no tener que lidiar con la soledad, se paró, se sacudió y caminó hacia Mwezi.
 
-¿A dónde van? Yo los acompaño por si pasa algo –dijo Akily aun con lagrimas, más en una súplica que una declaración.
 
Siena se dio la vuelta y empujó a Akily.
 
-¡No! ¡No vendrás! ¡Tú has roto las reglas! –Dijo Siena con aires de superioridad.
 
Akily yacía en el suelo después de haber tropezado por ser empujado, sus lagrimas aun inundaban sus ojos opacando sus vista.
 
-Pero si no eh hecho nada –replicó Akily.
 
-¿Ah no? Si lo has hecho, además de Existir…-explicó Siena.
 
-¡Siena! –interrumpió Clarcky, está vez Siena había pasado la línea.
 
Indiferente ante Clarcky, Siena continuó:
 
-Le diste la espalda a un superior.
 
-¿Superior? –preguntó Akily extrañado.
 
-¡Sí! Cachorro torpe ¡todos nosotros somos superiores a ti! –Explico Siena con claro fastidio y enojo – De hecho todos los demás son superiores a ti…y por lo tanto mejores y no puedes darle la espalda a alguien mejor que ti.
 
-Pero…pero –Dijo el cachorro con palabras ahogadas.
 
Akily en busca de consuelo o apoyo miro a Clarcky que seguía mirando hacia la distancia, Clarcky volteó y al encontrarse con la mirada llorosa y triste de Akily volvió a mirar hacia adelante su rostro demostraba clara vergüenza y pena, pero solo hizo caso omiso.
 Consecuentemente Akily intentó buscar apoyo en Mwezi, después de todo el ayudó en su salvación; pero Mwezi solo miraba perdidamente el suelo y rostro expresaba seriedad y culpa pero eso no evitaba que fingiera interés en las hormigas que caminaban frente a ella.
 
 -Yo…-Comenzó a decir Akily con decepción hacia los que creía sus amigos- la….-su voz se rompió y volvió temblorosa, de modo que se le hiciera imposible continuar.
 
-¡Vámonos ya! –dijo Siena retomando el paso anterior.
 
Akily yacía sentado mientras sus lagrimas seguían corriendo por sus mejillas, Clarcky dio una mirada rápida y solo pudo expresar ¿tristeza? ¿Lástima? ¿Empatía? Pena tal vez, aun así siguió avanzando al lado de Siena, mientras Mwezi seguía echada en el mismo lugar mirando fijamente las hormigas.
 
 Akily sintió algo de alivio al ver que Mwezi seguía “junto a él” su corazón herido necesitaba apoyo o ayuda y para él un amigo era todo lo necesario. Pero Siena pudo darse cuenta de que su hermana no los seguía.
 
-¡Mwezi!- Gritó Siena con impaciencia.
 
-Siena solo déjala en paz ¿no has hecho suficiente? –Dijo Clarcky a su amiga.
 
En respuesta Siena se dirigió hacia su hermana hasta estar lo suficientemente cerca como para no gritar.
 
-Mwezi ¿Qué estas esperando? Ven –le dijo su hermana.
 
La cachorra no respondió y al darse cuenta de esto Akily pudo esbozar una sonrisa leve y temblorosa.
 
-¡Recuerda lo que dijo Mamá! –Dijo Siena mientras señalaba con el hocico a Akily.
 
Esto pareció suficiente como para hacer reaccionar de Mwezi de su estado de aparente trance, miró a Akily y sus ojos se humedecieron, se sacudió y levantó con torpeza, le dio la espalda al cachorro y se fue junto a su hermana para alcanzar a Clarcky que vio a Mwezi con decepción.
 Los tres cachorros prosiguieron su camino: Una con la frente en alto resaltando orgullo, otro cabizbaja de la vergüenza y otra cojeando y desgarbada.
 
Akily los vio marcharse a quien sabe dónde y su sonrisa desapareció para ser reemplazada con tristeza y angustia.
 
El cachorro se fue corriendo lo más que pudo para alejarse de todos, quería estar solo y a pesar de no querer sentir el amargo sabor de la soledad tampoco quería estar  con quienes él creía que eran  sus únicos amigos, ni tampoco con su madre.
 
Akily abrumado por lo ocurrido sabía a dónde ir, ¡Si, a su lugar fantástico! Esa era la respuesta, allí nadie lo podría molestar ni herir.
 
Al llegar su sola vista logro que el corazón del pequeño cachorro se exaltara. Akily sentía gran orgullo por haber descubierto un lugar tan bonito y quisiera o no, solo Akily lo conocía.
 
A diferencia de lo que creía Siena, el lugar fantástico de Akily no era un charco de barro ni mucho menos, de hecho era más que eso.
 
  Lo que Akily había encontrado en una de sus tantas vagarías en busca de aplacar el aburrimiento de tanta soledad encontró –aunque él no lo supiera – el verdadero y único oasis natural, nada artificial, ni bloques, ni estatuas, ni ruinas, La vista del lugar era más que bonita: Sus aguas permanecían calmas y verdosas debido a los árboles que evitaban que llegaran poco más de unos hilos de luz y fuera reflejado el cielo azul, a su alrededor había gran cantidad de los más extraños y extravagantes follajes no amarillentos sino verdes resaltando entre el pasto amarillento a su alrededor, sus aguas eran poco profundas y su extensión era mediana, era difícil dudar que una civilización antigua no utilizara el apoyo de este bello paraje no muy lejano a las ruinas.
 
El cachorro aun con lagrimas en sus enrojecidos ojos se abrió paso entre el pasto de baja altura –que para él era más bien mediana- y se dirigió a las aguas que ofrecía el oasis, bebió un poco e hizo un esfuerzo por controlar sus sentimientos, por un momento, tal y como Mwezi, estuvo en un agradable trance mirando con gusto como las Libélulas y caballitos del diablo entraban y salían de su vista.
 
 Cuando volvieron sus pensamientos tristes y pesarosos el cachorro miró el agua y Akily dejó escapar una lágrima, al caer está causo que el agua tuviera ondulaciones, el cachorro intrigado por esto puso más atención al agua y para su sorpresa se encontró con la cara ondulante de otro cachorro de león, sus ojos estaban enrojecidos y húmedos, sin duda alguna también había llorado, Akily sorprendido por esto le dirigió una sonrisa leve con la esperanza de que se alegrara y para un aun más sorprendido y extrañado Akily, pues eso nunca había sucedido, el otro cachorro le respondió con otra sonrisa.
 
-¿Hola? –Dijo Akily - ¿Estás bien? ¿Por qué estas triste? –Insistió Akily- Yo estaba triste porque mis amigos no quieren jugar conmigo…¿Tú querías ser mi amigo? ¡¡Sí!! ¡Qué bien! ¡Qué bien!
 
Akily comenzó a dar saltos de alegría y ponerse en posición de “ataque” como un cachorro normal y sin más pudo conseguir su tan preciado amigo.
 
-¿Cuál es tu comida favorita?...La mía son las lagartijas, son muy ricas y se consiguen en todos lados, además mi mamá dice que hay que conformarse…signifiqué lo que signifiqué –dijo Akily con duda en su voz – Pero ¿sabes? A mis amigos no les gustan, de hecho nunca los eh visto comer una, así que yo pienso que no les gusta ¿tú qué crees?
 
Akily se incorporó, se estiró y se volvió a echar en una posición diferente, sus “conversaciones” duraron un buen rato, de cualquier tema que a Akily se le ocurriesen que nunca pudo conversar.
-O ¿Qué dices? ¡Ah! Si, fui yo quien consiguió este lugar, lo encontré mientras caminaba solo, ese día Mwezi y Siena me habían retado a saltar las rocas en fila –Dijo Akily por primera vez con algo de orgullo en su voz, a lo que Akily se refería por “Rocas en Fila” era una antigua cerca hecha de rocas, su altura era incluso un reto para cualquier leona o león adulto, para poder saltarla se requiere de agilidad, sin embargo en algunos lugares había agujeros lo suficientemente grandes como para que pasara una leona o un íbice – Pero no pude saltarla y me lastime el hocico, ellas se rieron y me dio tanta vergüenza…así que me fui a buscar otro lado y ¡aquí estaba!
 
Akily gozando de su energía volvió a moverse, esta vez se echó bocarriba y se quedó pensativo mientras veía como las hojas de las palmas se movían en son con el viento. Se había vuelto uno de los momentos más felices y agradables de su vida con solo pasar el rato.
 
La calma acabó cuando se escuchó un repentino ruido, unas pisadas en el pasto seco, esto alertó a Akily, esté se alejo de la seguridad que el follaje de ofrecía para poder acercarse.
 
-¿Escuchaste eso?....Si yo también ¿Qué crees que sea? Vamos a ver… ¡Bah! Que miedoso eres, descuida tu mantente detrás de mí y yo te protegeré.
 
Akily se acercó más y pudo divisar a una leona que trotaba cerca del gran muro de piedra en claro intento por alejarse rápido del lugar.
 
-Nunca vi a esa leona, la reconocería, además tiene un aroma diferente ¿crees que sea una enimiga? –dijo Akily en un intento de decir enemiga.
 
El cachorro se dispuso a seguir a la leona a una distancia segura, hasta que la leona llegó a un punto en el cual la pared era más baja y de un salto la leona subió a la pared y de otro bajó dejando a Akily boquiabierto.
 
-¡Wow! ¿Viste como saltó? Y ¿ahora como la seguimos? –dijo Akily mirando hacia los lados -¡Oh si! Tienes razón, por ese agujero puedo pasar.
 
Akily tras escarbar un poco la tierra pudo pasar y por suerte la leona no se fijó, ella miraba directamente hacia las ruinas y prosiguió su camino seguida por Akily.
 
Tras la pared o Cerca de piedras había gran cantidad de pasto seco, pero por suerte había unos cuantos árboles espinosos que ofrecían algo de sombra. Habiendo caminado un par de metros Akily dijo para sí mismo “Este es nuestro territorio, si yo lo protejo Mwezi, Siena y Clarcky si querrán estar conmigo y mi mamá se sentirá orgullosa” .
 
Bien sea cierto o no, el cachorro quiso creer en esa posibilidad y reunió valor, aun con la leona de espaldas hacia él Akily infló el pecho y dijo con la voz más grave que le fuera posible:
 
-¿Quién es usted? ¿Y qué hace aquí? –Dijo Akily que sorprendentemente consiguió un tono de voz similar al de tal vez un adolescente o un adulto joven.
 
La leona que era joven, no se volteó de inmediato, en cambio paró en seco, sonrió –Aunque Akily no pudo verla – Sin ningún gesto de sorpresa extendió sus garras con lentitud, su cara expresaba gusto, como si hubiera esperado que eso pasará y se dio la vuelta.
 
Pero su expresión de felicidad cambió repentinamente a asombro y duda al encontrarse con absolutamente nada. La leona miró hacia todos lados en busca de alguien o “algo” pero no había nadie. Ella miró hacia el cielo y dijo en voz baja y para sí misma:
 
-Jangwa… ¿Por qué tratas de engañarme?
 
Y sin más sobresaltos ni sorpresas la leona continuó su camino, alejándose cada vez más de las ruinas.
 
En cambio Akily –quien se había acobardado en el último momento- No había dejado de correr hacia las ruinas, hacia su madre.
 
-Tenías razón, si tenías razón, no debí acercarme tanto, pero ahora debo avisar a mamá… ¡si a mamá! –Dijo Akily aun si dejar de correr –Mi mamá es cazadora ¿sabes? Ella sabrá que hacer –explicó el cachorro al cual su corazón latía con fuerza aun por su encuentro anterior, pues él nunca había visto una extraña.
 
Akily logró en pocos minutos alejarse del oasis, ya estaba cerca, muy cerca…


***
Ahora quiero explicar unas cosas:


1-Sobre el comportamiento de Siena, vi en un documental (otro) que a los leones (especialmente las leonas) cuando se los está retando o se ven amenazados por un rival o estresados no se les puede dar la espalda porque eso induce a un comportamiento instintivo de atacar o volverse agresivos/as.


2-Sobre "el trance" No hay que olvidar que los leones son felinos y generalmente se distraen cuando ven algo pequeño y en movimiento, hay el porque de Akily (porque el de Mwezi fue fingido)


3- Recuerden que en mi fic el tendría más o menos la edad de unos 6 u 7 años, mientras que los demás tendrían 8 :) .


4- Sobre Jangwa, Espero que no se hallan olvidado de quien es XD!!! Si es así fue mi culpa XD!!  columpio bueno, que esa leona halla mencionado a Jangwa es una pista....


Espero que les halla gustado (y no haberlos aburridos con las explicaciones XD!!)

Rugidos!!!!!!!!



Más firmas  :P:


Regalos =] :
Gracias Kiara:

Gracias por la sorpresa Dj!!:
[/size]
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Bhati el Dom Sep 14, 2014 7:38 pm

Durante el “escape” de Akily, Mwezi, Siena y Clarcky se habían alejado del templo después de todo los adultos no hablaban más que de cosas aburridas ¿Para qué quieren escuchar unos cachorros sobre quien manda a quien? En cambio decidieron ir a la parte trasera de las ruinas, allí habría más sombra y no había agua donde cualquiera de los cachorros podría meterse en más problemas.
 
-Mwezi…Clarcky ¿Por qué están tan callados? –Preguntó Siena tratando de evitar el silencio acusador.
 
Sus acompañantes ignoraron la pregunta y Clarcky decidió hablar al fin
 
-Sigo escuchando el ruido extraño –El cachorro se dirigió hacia Mwezi – desde que seguimos el camino sigo escuchándolo.
 
-Yo también…no sé que es- Respondió la cachorra – Un momento quedémonos quietos ¿sí? No quiero seguir caminando…
 
La cachorra se echó con cuidado, su pata le molestaba sin embargo no decía nada y sus amigos no se daban cuenta, ni siquiera su hermana parecía preocuparse.
 
-¡Clarcky! ¡Siena! Miren…el cielo!!
 
Los tres cachorros miraron el cielo de color dorado carmesí, los tres se fascinaron pues nunca prestaban mucha atención el hermoso celaje que ofrecía el atardece, pero lo que captó la atención de Mwezi fue una sombra volando en círculos sobre las cabezas de los cachorros.
 
-¿Qué es eso? –Preguntó Siena.
 
-Es….es –comenzó a decir Mwezi- un pájaro, si era un pájaro –murmuró la cachorra.
-Parece que es…-Intentó adivinar Clarcky, quien ya sabía que obviamente era un pájaro.
 
El ave soltó un extraño grito que retumbó en los oídos de los cachorros, para ellos era un grito petulante, odioso y orgulloso.
 
-¡Bah!- Gruñó Clarcky mientras sacudía sus orejas–Solo es el pajarraco de Singer.
 
El ave descendió en picada y aterrizó el lado de los cachorros, era de un plumaje negro y marrón rojizo a excepción de su cabeza, cuello y parte del pecho que eran de un color blanco perlino y unas filosas garras curvas, cualquiera lo confundiría con una conocida Águila Calva más pequeña.
 
Singer –a pesar de estar frente a los cachorros- vociferó un grito para anunciarse.
 
El trío de cachorros gruñó, sus “delicados” oídos detestaban tan terrible escándalo.
 
-Basta, ¡deja de hacer ese terrible sonido! –Protestó Clarcky.
 
El ave se acercó con un pasó extraño –puesto que un águila no suele caminar en tierra- y se acercó a Clarcky y extendió un ala.
 
-Vaya…que tenemos aquí ¡si es mi mamífero preferido! –Respondió el ave con tono astuto.
 
-Déjame en paz Singer –respondió el cachorro mientras apartaba el ala de Singer- ¿Qué quieres?
 
-¿Por qué tendría que querer algo?
 
-Si no es así entonces ¿a qué vienes? –Preguntó Clarcky.
 
-¡Aja! Nada se te escapa cachorro –Dijo el ave mientras con su pata despeinaba la cabeza de Clarcky.
 
-¡Ya deja eso! ¡Pajarraco tedioso! –protestó el cachorro.
 
Siena se extraño por el comportamiento odioso de Clarcky, era algo fuera de lo común.
 
-Di que quieres y vete –Dijo Siena.
 
El ave miró fijamente a Siena y esta retrocedió, su mirada intimidatoria y ojos penetrantes parecían ver el alma de la cachorra.
 
-De por casualidad –continuó el ave sin dejar de ver a Siena- no tendrán comida ¿verdad?
 
-¡No! De ninguna manera te daré de nuestra comida, y si es eso lo que quieres ¡vete de una vez! –Respondió Clarcky.
 
-Eh cachorro relájate, pareciera que te hubiera picado una hormiga- respondió con calma Singer- además tal vez cambies de opinión respecto a eso.
 
-¿Por qué tendría que hacerlo? ¡No me das miedo! ¡Tú no eres más que un Águila que se desvió del camino!-Respondió el joven príncipe.
 
-¡Huy si! ¡Qué valiente! Has herido mis sentimientos –Singer habló con ironía y una sonrisa maliciosa se dibujó en su pico amarillento –Escucha no hace mucho debido a mi condición de Águila pescadora fui al estanque haber si podría conseguir mi desayuno….-Singer hizo una pausa y miró de reojo a los tres cachorros cuyos rostros mostraban nervios – ¡y no creerán lo que vi! o…. ¿tal vez si lo crean? ¿Uh? El caso es que vi algo fuera de lo común… ¡ah! Y que no se me olvide ¡el pequeño Akily estaba involucrado en ese lío!
 
Singer caminó con unos cuantos saltitos y se posó sobre la espalda de Mwezi.
 
-¡Ah! ¡Bájate! Tus garras son muy filosas…-Se quejó Mwezi.
 
Singer se acicaló un ala con comodidad y tranquilidad, mientras hacía esto Clarcky trató de acercarse a él con sigilo como si fuera una presa, saltó hacia el ave y Singer con aparente facilidad levantó el vuelo y volvió a posarse en la tierra.
 
-Como decía…me pregunto qué dirán Géminis y Camala cuando se enteren de lo sucedido ¿ustedes que creen que dirán? –Preguntó Singer como si no esperara la respuesta.
 
 
-¡Esta bien! ¡Está bien! Deja de parlotear como loco, te daré de nuestras comidas ¡solo si no le dices a los adultos! –Respondió Clarcky.
 
-Lo juro por el viento del oeste que me trajo hasta aquí….ahora me voy cachorros, hay una reunión de buitres.
 
Singer levantó el vuelo preparado para irse y revoloteó sobre Mwezi.
 
-Ah por cierto…-dijo Singer mientras se elevaba cada vez más- ¡¡Cuídate esa pata!!- gritó al ave ahora bastante lejos del suelo, sus palabras a esa altura se distorsionaron por el viento.
 
-¿Cómo dijo?- Preguntó Siena extrañada.
 
-Creo que le dijo a Mwezi que se cuidara –respondió el príncipe.
 
Los cachorros siguieron el camino de vuelta a las ruinas a buscar alimento, durante la caminata Siena no pudo evitar hablar.
 
-Yo no quiero compartir mi comida con ese- Dijo Siena refiriéndose a Singer.
 
-Pues o lo haces o que te regañen –dijo Clarcky.
 
Siena permaneció callada notó el tono de voz de fastidio de su amigo, así que buscó apoyo en su hermana.
 
-Y ¿tú qué crees Mwezi?
 
-Si era un pájaro –se limitó a responder su hermana.
 
Siena pareció extrañarse por lo que dijo su hermana así que confundida miró a Clarcky y para su sorpresa el parecía entender lo que dijo su hermana estuvo a punto de preguntar cuando los cachorros notaron que Akily estaba corriendo hacia ellos con gran rapidez y justo se detuvo frente a ellos agotado y jadeando.
 
-¿Qué tienes Akily? –Preguntó Clarcky.
 
Akily lo miró con sus ojos aun rojizos, y sin prestar atención a lo que le preguntó  Clarcky comenzó a toser y jadear.
 
-Para que corras así debió haberte sucedido algo –siguió Clarcky.
 
Akily miró hacia su lado izquierdo como si hubiera alguien.
 
-Estos son mis amigos: Clarcky, Siena y Mwezi.
 
Los tres cachorros miraron a Akily extrañados, allí no había nadie, ni siquiera un insecto al que le estuviera hablando.
 
-¿Con quién hablas Akily? –Preguntó Mwezi con preocupación.
 
-Tengo que seguir…¡tengo que seguir! –Akily prosiguió su marcha con rapidez dejando anonadados al trío.
 
-¿A quién le hablaba? –Preguntó Mwezi de nuevo.
 
-No lo sé –respondió Clarcky.
 
-Ahora si se volvió loco…-Respondió Siena.
 
Clarcky y Mwezi miraron enojados a Siena, pero esta no pareció darse cuenta y siguieron su camino corriendo dejando atrás a Mwezi, quién tenía que caminar con lentitud.
 
Al llegar a donde estaba reunida toda la manada que aun discutía, estaba oscureciendo y el sol daba sus últimos rayos de luz. Akily se dirigió a su madre que estaba en el epicentro de la conversación.
 
-¡Mamá! Mamá –no dejaba de decir Akily.
 
Porcia al ver a su cachorro agotado y jadeante por tal carrera se lo llevó a un rincón más apartado de donde se discutía.
 
-Akily ¿Qué sucede? ¿Qué te pasó? –Porcia se fijó en que el cachorro tenía los ojos rojos y sus patas llenas de un poco de barro, sin duda abría estado en un lugar húmedo.
 
-Mamá…vi una leona ¡una leona! ¡¡Cerca de las piedras planas!! Y se ¡se fue!
 
-Akily cálmate ¿estás seguro?
 
-Mamá ¡yo la vi! y se dirigió hacia más allá de las espinas.
 
Porcia miró con confusión a su cachorro, esa situación era más o menos nueva no estaba segura de cómo actuar.
 
Mientras Porcia se preguntaba que debía hacer llegó el resto de los cachorros y pudieron notar que el cuerpo de Lear ya no se encontraba allí.
 
-¿Dónde está tu abuelo Clarcky? –Preguntó Mwezi que acababa de llegar.
 
-Yo…no lo sé.
 
Clarcky miró a todos lados, hasta que captó un ruido lejano, miró el cielo y lejos de allí el cielo estaba lleno de buitres…
 
Siena miró que su madre estaba hablando con Dhuala y se dirigió hacia ella. Mientras la cachorra hablaba con su madre Dhuala parecía enojada y miró como del hueco entre la Pared de piedra aparecía un león intimidante con una melena bicolor y ojos distraídos y cansados.
 
-Por fin llega –se quejó Dhuala y en seguida corrió hacia el león- ¡¡¡Stix!!!
 
-¿Eh? –Porcia miró como Dhuala corría al encuentro de Stix –es Stix….Akily quédate aquí… ¡Stix!
 
Porcia al igual que Dhuala se dirigió hacia el león. Stix no escuchó a ninguna de las leonas llamarle, él era el único león a quien Lear no le importaba mucho su presencia en la manada, pues como decía el viejo y ahora difunto león  “Ese león distraído, vago y enamoradizo le será más que difícil establecer su propia manada…su lugar esta como un simple subordinado y explorador; Pues el disfruta serlo”
 
-¡Stix! ¿Se puede saber dónde estabas? –Dijo Dhuala enojada.
 
-Hay ya Dhuala…siempre estás de mal humor ¡diviértete, goza de la vida y huye de la manada! –dijo Stix distraído tratando de atrapar una lagartija que huía bajo las patas de Dhuala.
 
-¡Haz caso y responde mi pregunta!
 
-Pues señorita ¡estuve todo el día haciendo mi trabajo! Vigilando las fronteras y todo eso…
 
-Si lo que tu digas… ¡Pero cómo se puede ser tan distraído en la vida! ¡Seguro que nos atacan los humanos y tú ni te das cuenta!
 
-¡¿Pero cuál es tu problema?! No ha pasado nada y…
 
-¡¡Ahí está el problema!!! Lear ha muerto a patas de Kaizer y tu ni te fijaste –Interrumpió Dhuala a Stix.
 
-¡¡Stix!! –Se escuchó de parte de Porcia que llegó con preocupación.
 
-Porcia ¿no ves que estamos hablando? Espérate –Dijo Dhuala.
 
-Pero es muy importante –protestó Porcia.
 
-Vamos Dhuala déjala hablar, además ya adivino lo que pasó…
 
-Stix ¿no viste algo fuera de lo normal en tus rondas?- Preguntó Porcia.
 
-¿Algo raro? ¿Cómo qué?- Preguntó el león.
 
-Una forastera o intrusa….-respondió Porcia.
 
-¿Y a que viene esa pregunta?- Preguntó Dhuala.
 
-Mi hijo Akily vio a una leona forastera cerca de la pared de piedras. Según él se dirigió a más allá del espinal y las acacias.
 
Dhuala miró extrañada y preocupada a Stix ¿una forastera? No es nada bueno.
 
-Stix busca a Kaede y vayan a revisar el perímetro…cualquier situación extraña y misteriosa den aviso a la manada- Respondió Dhuala.
 
-Si señora.
 
Stix dio la vuelta para buscar a Kaede. Dhuala miró a Porcia y le dijo:
 
-Voy a avisar a Géminis, ¿Cómo era? ¿Dijo algo?
 
Porcia movió la cabeza negativamente, Dhuala se dirigió a Hablar con Géminis mientras Sitx se dirigía hacia Kaede.
 
-¡Alto! No digan nada- Dijo Camala que había terminado de hablar con su hija y se interpuso para cortar el paso a Stix y Dhuala.
 
-No hay de qué preocuparse –dijo Camala.
 
-¿Qué razones tienes para decir eso? –Dijo Dhuala.
 
-Tengo suficientes, el hijo de Porcia sufre de alucinaciones –Explicó Camala.
 
-¡¿Qué?! –Dijo Porcia.
 
Dhuala miró a Porcia con duda -¿Es cierto?
 
-¡Por supuesto que no!
 
Camala miró con seriedad a Porcia, su mirada casi aseguraba lo que pensaba “Estas mintiendo”.
 
-Camala ¿en qué te basas para decir eso? –Preguntó Dhuala.
 
-Mi hija me dijo que estaba hablando solo ¡está loco! Cree que hay alguien con él, o está loco o está mintiendo.
 
-¡Vuelve a decir eso y te juro por Hekalu que no te salvas de la paliza que te daré! –Dijo Porcia con extrema furia -¿Por qué mi hijo tiene que ser el mentiroso? ¿tu hija puede estar mintiendo? ¡¡Es una cachorra malcriada!!
 
-¡Mi hija no es una malcriada! ¡y mucho menos una mentirosa!
 
-Si claro, es que tu hija es la mismísima modelo a seguir- Rugió Porcia.
 
-¡Bueno ya basta! Se cancela la vigilia Stix ¡y ustedes dos váyanse a discutir a otro lado! Hay cosas más importantes!- Dijo Dhuala.
 
-¡Pero Dhuala! Podemos estar en peligro mi hijo no está loco.
 
-Lo siento Porcia, pero ahora lo dudo mucho, no pondré en alerta a nadie si es una falsa alarma.
 
-Pero…
 
Stix y Dhuala se fueron antes de que Porcia terminara la frase. Porcia tenía tanta furia y rabia la cual creció cuando miró a Camala, esta tenía una sonrisa maliciosa y llena de satisfacción, la leona calmada que creían todos que era le dio la espalda a Porcia con la frente en alto y sin ninguna aparente señal de arrepentimiento por insultar al hijo de una compañera cazadora.


Porcia murmuró para sí misma “La calma de sus ojos vemos, más no sabemos que hay tras ellos”



Porcia llena de rabia dio un zarpazo a suelo y gruñó, después se dirigió cabizbaja al encuentro de su cachorro, no podía dejar de pensar en el “Mi Akily no está loco…no lo está…el no puede estarlo” al llegar a donde había dejado a su cachorro este la recibió con una sonrisa.
 
-¿Ves? Ella es mi mamá ¡es una gran cazadora! Yo te dije que ella solucionaría el problema ¿no es así mami? –Dijo con inocencia el cachorro.
 
 A Porcia le dio un vuelco el corazón ¿con quien hablaba su hijo? No había nadie allí.
 
-Akily…-dijo Porcia con voz quebradiza- ¿con quién hablas?
 
-Con mi amigo mami ¡es muy bueno y amable! ¡el no piensa que yo sea inferior! ¿Qué no te agrada?
 
 Porcia no respondió en cambio se dejo caer al suelo sus ojos se llenaron de lagrimas –Akily no pudo verlo pues ya estaba oscuro- “¡No! Mi Akily no! ¿Por qué Hekalu por qué?”
 
-¡Mamá! ¿Qué tienes? ¡¿Mamá?!
 
Porcia estaba destrozada ¿Por qué a ella? ¿Por qué su Akily? ¿Qué hizo ella para merecer esa vida?
 
-Mamá dime algo…-Suplicó Akily.
 
Porcia ignoraba todo lo que decía su cachorro, ella dando por sentado que su hijo había perdido el raciocinio y el juicio dio todo por perdido, sintió que se le iba su vida…
 
-¡Ayuda! ¡Ayúdenme por favor! A mi mamá le sucede algo –Gritó Akily suplicando ayuda.
 
-No digas nada Akily…no digas nada por favor…-respondió Porcia con baja voz.
 
El cachorro comenzó a llorar no entendía nada de lo que pasaba ¿Por qué su madre actuaba así? Porcia notó que su cachorro lloraba desconsolado y lo abrazó y rodeó con sus patas.
 
-Mamá ¿Qué pasa?- Dijo entre sollozos el cachorro.
 
-Son cosas que no puedes comprender Akily…
 
Porcia siguió con la mirada perdida mientras Akily se calmaba, era un día demasiado estresante para un pequeño cachorro como él, sin embargo a diferencia de su madre no perdió “el contacto” con lo que sucedía, el cachorro notó el movimiento ansioso de las leonas, especialmente Géminis.
 
-Mamá…mira –Akily señala a Géminis quien se encontraba sobre una de las estatuas semienterradas/destruidas que usaba a modo de podio.
 
Akily y su madre se acercaron a la manada reunida, todos sabían que Géminis estaba a punto de decir algo importante, ella dirigía murmullos y miradas a Kaizer y a Dhuala, mientras Clarcky se encontraba junto a Siena y Mwezi al lado de Dala.
 
Géminis con actitud seria miró al resto de la manada y habló:
 
-Ya se ah acordado ¡se seguirá la tradición! El poder se divide entre Kaizer y Yo, las leonas deben obedecerme a mí, mientras que Kiazer se ocupe de la vigilancia y protección de la manda- Géminis hizo una pausa, un gran murmullo se elevó entre los demás- ¡Y como dicta la tradición, se celebrará la consulta! ¡Esta noche toda la manada deberemos ir al árbol del Fuego!
 

Un gran murmulló se elevo aun más entre los presentes, se sintió el nerviosismo, hace mucho tiempo que una consulta no ocurría. Porcia solo era una cachorra cuando ocurrió la última consulta y ella supo que su presentimiento podría corroborarse esa noche…






***


Rugidos!!!!!!! Jump



Más firmas  :P:


Regalos =] :
Gracias Kiara:

Gracias por la sorpresa Dj!!:
[/size]
Fecha de inscripción :
15/07/2014

Edad :
18

Localización :
En el desierto

here's Bhati
avatar
Encargado de Rol

Volver arriba Ir abajo

Re: El Reino en ruinas

Mensaje por Contenido patrocinado

here's Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.